Vigilancia extrema
7Buena
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
9.3

TÍTULO ORIGINAL: Gamsijadeul – Gam-si-ja-deul

OTROS TÍTULOS: Cold eyes

AÑO: 2013

DURACIÓN: 118 min

GÉNERO: Thriller, Acción

PAÍS: Corea del Sur

DIRECTOR: Jo Ui-seok, Kim Byung-seo

ESTRELLAS: Hyo-Ju Han, Woo-Sung Jung, Jun-Ho Lee, Kyung-Gu Sol, Simon Yam, Jin Kyung, Byeong-Ok Kim

Pasó una cosa curiosa. La película llevaba unos quince minutos de proyección . Al comienzo no hay voces que escuchar, solo imágenes con un ritmo trepidante que intencionalmente no le resultan claras al espectador: personas que se cruzan miradas en el metro atiborrado, transeúntes que van y vienen por las calles de una gran ciudad y, desenmarañándose gradualmente, el asalto a un banco. Fue cuando aparecieron las primeras voces – gritos en el atraco y un diálogo entre desconocidos en una cafetería –  que el sonido empezó a fallar; se las oías como si emergieran de un radio transmisor defectuoso. Pensé inicialmente que podría ser parte del tramado, que a quienes hablaban los estaba escuchando a través  de micrófonos ocultos y que el truco consistía en que el espectador oyera de la misma forma como estaría escuchando el que hubiera interceptado las conversaciones. Pero no.  El daño persistió y me di cuenta que había un problema real de sonido.  Me levanté y salí de la sala.  A un encargado que conversaba animadamente con una compañera del trabajo, ambos estaban uniformados, le conté lo que estaba pasando. Volví a mi asiento y en cuestión  de segundos interrumpieron la proyección. Alguien preguntó si el defecto venía desde el comienzo y alguien contestó, voces anónimas en  una sala oscura y semivacía, afirmativamente. Un cortísimo y curioso silencio invadió el lugar. Corrigieron la falla y reiniciaron, de cero, la proyección.  Otra vez  vimos las miradas cruzadas en el metro, otra vez los transeúntes presurosos y otra vez la incursión violenta de los ladrones al banco y su frenética huida. Todo repetido solo que esta vez visto con el código  de interpretación que ya se tenía por lo escuchado de aquel diálogo de cafetería, aquel cuyos defectos de sonido hicieron que volviéramos al inicio de la proyección.

VIGILANCIA EXTREMA AFICHEComo cambia la percepción de las cosas cuando se cuenta con una determinada información o cuando el enfoque tiene una determinada guía. Lo mismo resulta ser, sino diferente, al  menos sí diverso y en todo caso mucho más nutrido y complejo de lo que inicialmente creímos.

Esta experiencia accidental viendo Vigilancia Extrema es la que a veces deliberadamente buscamos cuando repetimos una película y muestra como nuestro espectro de atención es casi siempre incompleto;  si nos concentramos en los diálogos en algo descuidamos el entorno y la propia concentración en los parlamentos muchas veces no alcanza a abarcar todas las aristas de estos, todos sus matices.

Lo que pasó en esta oportunidad con Vigilancia Extrema nos permitió, a los pocos que estábamos en la sala, compenetrarnos mejor con una historia que se deja resumir en la persecución acuciosa y milimétrica de una banda y, en especial, de su líder, un hombre tan inteligente, como hierático y despiadado. El centro de la película, lo que le da su nombre,  es el método que emplea la singular pareja policial  que lidera la persecución. El, un veterano del oficio, tiene la sensibilidad y el olfato del sabueso. Ella, Cerdita la apodan en el grupo donde todos tienen seudónimos de animales,  es la novata del  clan. Una mujer cuya misión es grabarlo todo en la mente porque es en los detalles, en lo imperceptible, donde se esconden las claves para resolver el misterio, para capturar al esquivo culpable.

El impasse del sonido nos permitió esa noche ser, al menos por unos minutos, espectadores con radares mucho más amplios de percepción. Quedó la sensación de que vemos mucho menos de lo que en realidad somos capaces de ver.

Vigilancia Extrema es un remake  de la película china Eyes in the sky del 2007.  Por lo que puede verse en el tráiler de esta última, la opera prima  de los directores sur coreanos Jo Ui-Seok Kim Byung-seo no sólo le es fiel a su antecesora en la historia contada, sino que también replica su dinámica visual marcada por la proliferación de cuadros en honor al método que se emplea en la persecución.

No estamos ante un acontecimiento cinematográfico, ni ante una de esas inusitadas joyas con las que a veces sorprenden los nuevos directores. Vigilancia Extrema  es un thriller más que entretenido pero menos que apasionante. Está bien armado y tiene para los occidentales esa nota aún enigmática  y  sugestiva de la cultura asiática. Su defecto, paradójicamente,  es la copia apresurada de algunos de los clichés occidentales que suelen emplearse en los thrillers. Sin remordimiento de conciencia y como ejemplo de esa copia, Vigilancia Extrema hace suyo ese trajinado cuadro  del departamento policial  en el que invariablemente en un tablero, en una pared o en lo que sea,  se van pegando las fotos, los recortes y los mapas  que conducirán, luego de un repentino destello de genialidad, al objetivo buscado. Cuántas veces habremos visto esto los, entre ellos me cuento, apasionados de este género?

Pese a las flaquezas evidentes de su guión  y a su, en ocasiones,  innecesario recargo visual , Vigilancia Extrema logra un ritmo atractivo y convence al espectador de dejarse llevar por una búsqueda que aprovecha bien los tópicos tradicionales del suspenso y la acción.

Una versión nueva de lo que ya se ha hecho es buena en la medida en que a la historia ya contada se la aborde  con una visión que sepa mediar entre el respeto  por el argumento original y el distanciamiento  creativo del mismo.  Bueno será un remake si se  hace querer por sí mismo y si, a la vez,  reafirma el valor de su modelo. Por algo se le estará copiando. Que tanto lo haya  alcanzado Vigilancia Extrema  respecto  de Eyes in the sky, no lo sé pues no vi esta última.  Lo que si puede decirse es que la película de  Ui-Seok y Byung-seo deja ver, más que su propio brillo, el enorme potencial de sus directores. Habrá que esperar un nuevo trabajo para ver si esa capacidad se deaplaza para estar, ya no tras las cámaras, sino frente a ellas.

El cine sur coreano viene ofreciendo  cosas muy interesantes  (Memories of murder, Yellow sea, The thieves, I saw the devil, The chaser y  The host, entre otras)  y es por eso que hay que tenerlo, literalmente, en la mira.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.