Victor Frankenstein
Diego Montejo4.5
LO MEJOR
  • La actuación algo inspirada de los protagonistas
  • Cierta ambientación steampunk
LO MALO
  • El argumento innecesario, la película innecesaria
  • Un guión flojo y poco inspirado
  • En general, el desperdicio de ideas que resulta ser la pelicula
4.5Regular

Victor posterOTROS TÍTULOS: Victor Frankenstein

AÑO: 2015

DURACIÓN: 110 min

GÉNERO: Ficción / Drama 

PAÍS: Estados Unidos

DIRECTOR: Paul McGuigan

ESTRELLAS: Daniel Radcliffe, James McAvoy, Jessica Brown Findlay

 

“Tu conoces esta historia”

Si y  lo hacemos desde hace casi cincuenta años. Esta es la cita con la que abre la ultima película basada en el histórico mito trans humanista escrito pro Mary Shelley, la inolvidable creadora de uno de los iconos más representativos de la literatura y el cine mundial: Frankenstein, la eterna dicotomía de humanidad y monstruo que todos conocemos. Si, la voz de Daniel Radcliffe al inicio tiene toda la razón y ese es el principal error de la película, que no dejará en paz al espectador durante las casi 2 horas de duración: Ya la conocemos.

¿Cómo puedes innovar en un mito histórico que ha tenido casi veinte versiones en los últimos cincuenta años? ¿Cómo podemos engancharnos con una historia ya más que conocida y narrada de todas las maneras posibles? Ese es el monstruo con el que se enfrenta el hombre de retazos y  director. Paul McGuigan no termina de entender la naturaleza e importancia del texto original, como tampoco de dotar a la película de un gancho capaz de atraer al espectador. Ni siquiera el reparto es un aliciente para ver esta nueva versión de Víctor Frankenstein. ¿Cuál es el sentido de crear una película que se aleja de la figura que da de comer a los guionistas alrededor del mundo?

Víctor Frankenstein (de ahora en adelante Víctor) parte del inusual aspecto narrativo: Voz en off y por primera vez en muchísimos años, cambios radicales a nivel de argumento y eso, en vez de dotar al largometraje de una inherente seña identificadora, nos permite ver todas las falencias del guionista Max Landis. Como sea, Víctor inicia con la presentación variopinta de los dos personajes principales que reemplazan casi completamente al monstruo, una interesante alegoría que se queda en nada cuando nos damos cuenta que el guión y la relación de ambos no funciona. La película me sumió en un sopor inaguantable por considerable metraje y aunque las actuaciones pueden ser el punto fuerte de la película, los dos personajes y actores principales se ven notoriamente damnificados por el resto de largometraje.

victor cuerpo

Y es en los actores donde la película triunfa, en el resto de los apartados la película reprueba con creces. A nivel técnico no es nada del otro mundo y a nivel visual, aunque tiene la posibilidad de apostar por ella como aspecto preponderante, tampoco va más allá a la hora de ambientar en una revolución industrial ya vista al menos 540 veces en otras películas. Sin embargo, el guión de la película es un desastre que excede los límites del ridículo para buscar mediante el shock, sorprender y atraer al espectador aún cuando esto puede tocar fondos inauditos, como por ejemplo la extraña relación homoerótica que comparten Igor (Daniel Radcliffe) y Víctor (James Mcavoy) un recurso teatral que no resulta conmovedor sino irracional, retrograda y gratuito. Afortunadamente ambos actores tratan de llevar como pueden el endeble guión (recordando más a la relación entre Sherlock y Watson en la pelicula de Guy Ritchi,e pero lejos de resultar tan carismáticos) y son lo más resaltable de la película.

Quizá el mayor inconveniente de Víctor Frankenstein es querer partir de la historia sin un rumbo definido, nunca entendemos por qué el director nos narra la historia de los artífices del hombre monstruo y no del monstruo en sí. La relación entre ambos personajes es vacía y sin real fundamento, no hay ni una razón de peso para que el espectador quede enganchado a la obra de McGuigan y esto se nota a profundidad cuando la película no encuentra el modo de funcionar y lanza efectos especiales y explosiones que sobrecargan la pantalla, además de grotescas abominaciones de manos de los dos personajes ¿Acaso no había otro modo de contar la inmortal historia de Shelley sin recurrir a dos historias que realmente no tienen importancia, más allá de la anécdota que plantea el libro? La mera concepción de esta película evita y rehuye de cualquier atención, tratando de distraer al espectador sin más resultado que el aburrimiento.

¿Quizá podemos felicitar la oportunidad perdida de dotar un curioso y casi conseguido apartado Steampunk de inicios de siglo? Puede ser, la película visualmente es solvente, pero no innovadora, y junto con las actuaciones apenas consigue brillar como película de entretenimiento, pues como obra seria que busca escudriñar en la naturaleza errática de los padres del mito Frankenstein, fracasa estrepitosamente. De hecho, ¿Quién necesitaba entender la extraña y perturbadora relación entre Igor y Víctor? Nadie, incluso la misma película duda de su propia naturaleza, se pone en duda desde su primera línea de dialogo. Ya todos conocíamos la historia, ya todos sabemos de qué va Frankenstein, ya todos entendemos al personaje.

¿Para qué necesitamos esto?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.