TÍTULO ORIGINAL: The Hundred-Foot Journey

AÑO: 2014

DURACIÓN: 122 min.

GÉNERO: Drama, Comedia

PAÍS: Estados Unidos

DIRECTOR: Lasse Hallström

ESTRELLAS: Helen Mirren, Manish Dayal, Charlotte Le Bon, Juhi Chawla, Om Puri, Rohan Chand

Alguna vez me ha tocado estar temporalmente fuera de mi país y vaya que he llegado a extrañarlo mucho. Y es que los latinos echamos de menos no solo a “nuestra gente”, sino temas culturales que involucran marcadas costumbres del día a día; principalmente un elemento muy importante que evoca muchos recuerdos y episodios de la vida con los que relacionamos cada sabor: la comida. Un poco de ese sentimiento es el que pude rescatar de “Un viaje de diez metros” y guardando las distancias con lo mencionado en un inicio, Hallström aborda una historia muy interesante utilizando la interculturalidad como tema principal y otorgándole un valor adicional a la comida que finalmente resulta ser un reflejo de particularidades de cada grupo y un lazo especial que conecta con la tierra natal.

UN VIAJE DE DIEZ METROS AFICHELa película es una adaptación de la novela homónima de Richard C. Morais – que aún no he tenido oportunidad de leer – y tiene como protagonista a la familia Kadam, la cual, luego de una terrible tragedia en Mumbai y haber vivido años en Londres, busca un lugar para establecerse en el sur de Francia, acabando por accidente en una Villa de la región de los Pirineos. El patriarca de la familia, Papa (Om Puri), tiene la intención de abrir un restaurante de comida india, aprovechando los dotes en la cocina que su hijo Hassam (Manish Dayal) heredó de su madre. Sin embargo, el territorio donde se instalan ya tiene un importante restaurante liderado por Madame Mallory (Helen Mirren) quien, arrogante y competitiva, complicará el emprendimiento culinario de la familia inmigrante.

Digamos que el desarrollo de la cinta es un proceso del entendimiento de dos culturas que plasman sus características en la gastronomía; la sobriedad y el estilo clásico por el lado de los franceses y la frescura e intensidad por el lado de los indios. Lo interesante es que mientras los locales ven la cocina como un arte exquisito de alta competencia, los segundos lo toman como un canalizador de relaciones sociales, apelando más al poder del sentimiento y al de los sabores que a lo estético o a lo exclusivo.

El reparto de “Un viaje de diez metros” hace entretenido este proceso de aceptación mediante la exhibición de formas diversas de ser que habrán de permitirle, a cada espectador, un proceso de empatía e identificación. Las diversas situaciones típicas que se presentan durante las dos horas del filme, provistas de una alta carga emocional y de un buen sentido del humor, hacen de esta  una grata historia. Destacable la labor de Helen Mirren, con la caracterización poderosa de un personaje cuyas escenas con Om Puri son las más divertidas de toda la película. Charlotte Le Bon también personifica de manera estupenda a Marguerite, muy natural, aportándole además intensidad y espontaneidad.

Finalmente, un efecto mágico de “Un viaje de diez metros” es que mientras se la ve,  complace y ofrece un buen momento, así se tenga la sensación de saber cómo acabará ya que a partir de la mitad se vuelve un tanto predecible. En todo caso, y eso no es poco, es una película disfrutable y por supuesto más que recomendable.

Un viaje de diez metros
Autor7
7Interesante
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
7.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.