Tierra en la lengua
Autor7.5
7.5Muy Buena
Puntuación de los lectores: (6 Votes)
7.9

OTROS TÍTULOS: Dust on the Tongue

AÑO: 2014

DURACIÓN: 86 min.

GÉNERO: Drama

PAÍS: Colombia

DIRECTOR: Rubén Mendoza

ESTRELLAS: Jairo Salcedo, Gabriel Mejía, Alma Rodríguez

 

Tierra en la lengua narra la historia de un hombre viejo y enfermo, que ante la perspectiva de morir lentamente consumido por su enfermedad, pide a sus nietos que le quiten la vida. La historia, simplificada y puesta de esta manera, parece haberse contado ya, en otros momentos y en otros lugares. Más que la historia misma, es la forma como está contada la que rompe los moldes.

Colombia, tal vez en mayor medida que otros lugares del mundo, alberga universos diametralmente opuestos, que aunque conviven como vecinos lejanos, rara vez se miran y poco se conocen entre sí. El mundo de Silvio Vega, el personaje central de la película, está en las tierras apartadas de los llanos orientales de Colombia. Las reglas en este mundo son completamente diferentes a las de gran parte del resto del país, poco tienen que ver con las que rigen a los demás. No es el más inteligente el que logra surgir en ese mundo, tampoco el más estudioso, o el más hábil en el manejo de las relaciones personales. Será exitoso en cambio el más sagaz; aquel que sea fuerte, y que logre administrar su fuerza por igual frente a hombres, mujeres o niños, conviviendo en y con un mundo violento, donde las leyes que realmente operan no están escritas. Este hombre que en nuestro contexto sería un ser violento, machista y obtuso, es en su medio simplemente un hombre firme, un patriarca hecho a pulso y para muchos, bueno a su manera.

tierra en la lengua posterLa violencia, en tantas ocasiones protagonista central de las películas colombianas, tiene presencia en Tierra en la lengua; pero no se ve, solo se siente, solo se intuye que todo lo envuelve. Este es sin duda uno de los aciertos de la película, porque sin necesidad de hacerla explícita cayendo en los estereotipos, la presenta como el elemento que ha forjado al protagonista, fundamental para entender su retrato, ese retrato que con tanto esmero nos muestra. La construcción del personaje es realmente impactante. Es asombrosa la firmeza que transmite, la fuerza que emana. Y es solo así que se puede entender la dimensión de lo que significa para un hombre de estos verse debilitado, disminuido por la vejez y la enfermedad. Si bien para un samurai quitarse la vida llegado el momento significa una muerte digna, para Silvio, dentro de sus códigos y leyes, lo será partir a manos de su propia sangre, flotando por el río que tanto quiere, llevando las cenizas de la esposa que tanto quiso y tanto maltrató.

Optar por una persona que no tiene ninguna experiencia en la actuación es una apuesta arriesgada, que generalmente produce resultados extremos. En este caso el resultado es sin ninguna duda positivo y termina siendo una decisión magistral de su director. Al gran poder de interpretación de Jairo Salcedo (Silvio), termina sumándole el que la película fue filmada en su tierra, muchos de los objetos son suyos, es su perro el que lo recibe en la finca. El resultado de esta construcción, mitad ficción y mitad realidad, es realmente convincente.

A este realismo parece haber contribuido también el que su director y guionista, Rubén Mendoza, haya basado esta película en la historia de sus abuelos. Gran parte se filmó en la finca familiar, y su familia acompañó integralmente el proyecto, lo cual, según sus palabras y las de los actores, contribuyó enormemente a la autenticidad del filme.

Los demás personajes relevantes de la historia son menos elaborados. Los nietos, a quienes encomienda quitarle la vida a cambio de heredarles sus tierras, más “él” que “ella”, terminan opacándose ante el gran Silvio. Por lo tanto entenderlos, convencerse de sus motivaciones, es más esquivo. Al final no importa el que, bien sea por esta razón, o por el desenlace mismo de la historia, la película deje un leve sabor incompleto, o a precipitud, pues para nada demerita sus muchas y grandes virtudes. Es una película que sin duda vale la pena ver en la pantalla grande.

Sobre El Autor

Humberto Santana S.
Dirección Distinta Mirada

Dirección Distinta Mirada

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.