Sueño de invierno
Humberto Santana8
LO MEJOR
  • El detalle y la minuciosidad con que se hace un retrato de algunos de los aspectos más íntimos y grises de la naturaleza humana
  • La conducción magistral de la película y las magníficas actuaciones
  • La locación
LO MALO
  • El que sus 3 horas 16 minutos, su ritmo pausado y la abundancia de diálogos, la hagan destinada a un número reducido de espectadores
8Muy buena

sueño de invierno aficheTÍTULO ORIGINAL: Kis uykusu

OTROS TÍTULOS: Winter Sleep

AÑO: 2014

DURACIÓN: 196 min

GÉNERO: Drama

PAÍS: Turquía

DIRECTOR: Nuri Bilge Ceylan

ESTRELLAS:  Haluk Bilginer, Melisa Sözen, Demet Akbag

 

Aún a los aficionados al cine con las mejores capacidades de recordación puede pasarles que olviden ciertas películas. Y si no se olvidan del todo, al menos hay algunas que se vuelven borrosas, difusas con el paso del tiempo. Sueño de invierno no es una de las que se olvida.

Ambientada en la exótica Capadocia de la región anatolia central turca, hace que las potentes imágenes de los paisajes con estas formaciones rocosas surreales, así como las tomas de los espacios interiores que el hombre desde hace mucho tiempo ha logrado robarle a estas rocas, hoy a manera de grutas algo modernizadas, no solamente sirvan como analogía para adentrarse en la sicología oscura de los personajes, sino que dejan una impresión visual difícil de borrar.

sueño de invierno secundaria

La historia es simple, no así sus personajes. Aydin, brillantemente interpretado por Haluk Bilginer, es un hombre maduro y pudiente de la zona, del cual en algún punto conocemos que vive de algunas propiedades heredadas de su padre, incluído el Hotel Othello, en el cual habita con su segunda y joven esposa, Nihal (Melisa Sözen). Además de estar pendiente (tangencialmente) de los asuntos cotidianos relacionados con el hotel y sus demás propiedades, este personaje en otra época actor de teatro (o comediante, como el prefiere considerarse) es escritor periódico de una columna de opinión, con un proyecto de libro en mente.

La historia entonces no es más que su día a día en los asuntos de negocios, en sus escritos, y en su relaciones familiares,  que incluyen a su esposa Nihal y a Necla, su hermana divorciada que ahora vive también en el hotel. ¿Por qué entonces este hombre cultivado, controlado, racional, intelectual, aparentemente sensato, llamado en algún punto “demasiado blando” por Hidayet, su conductor y mano derecha, parece generar tanto resentimiento, no solamente entre la gente en general, sino también en las personas que lo rodean?

Esto es precisamente lo que revela pausada y minusiosamente Nuri Bilge Ceylan a través de las sólidas actuaciones de sus personajes, empleando mucho tiempo y cinta cinematográfica en silencios y tomas que acentúan pensamientos, actitudes y sentimientos,  pero sin dejar de utilizar un abundante caudal de conversaciones entre los protagonistas, diálogos agudos e inteligentes, que además de mantener el interés constante, desarrollan la trama y retratan el interior de los personajes como pocas películas logran conseguirlo.

sueño de invierno secundaria 2

Se muestra a Aydin como una persona alejada, que mantiene distancias inclusive con su esposa y su hermana. Muy pocos de los diálogos en los que él aparece son planos que muestren a los protagonistas cara a cara. Conversando sentado de espaldas a su hermana, separado de su conductor en una banca pública por un desconocido que se niega a cambiar de lugar, discutiendo a través de un espejo con su esposa, o espiándola desde fuera de la casa por una ventana, son escenas frecuentes. Prefiere canalizar los asuntos más mundanos y los incómodos a través de Hidayet. ¿Pero es este alejamiento razón suficiente para los sentimientos negativos que parece generar en las personas?

La película inquieta y mantiene una tensión constante. No podría ser de otra manera, si lo que termina haciendo es un retrato de los rincones sutilmente oscuros de los diferentes personajes. Hay que advertir que la narrativa pausada de Sueño de invierno, la cantidad de diálogos, al igual que los muchos silencios y detalles en apariencia intrascendentes, sumada a sus más de tres horas de duración, requiere una predilección clara por este estilo de cine. Es innegable también que ofrece al mismo tiempo la oportunidad de presenciar algo diferente y particular. Más que transmitir un mensaje concreto, como es usual en muchas películas, deja la sensación -perturbadora y enriquecedora por igual- de haber visto de cerca un aspecto íntimo y gris de la naturaleza humana.

Sobre El Autor

Humberto Santana S.
Dirección Distinta Mirada

Dirección Distinta Mirada

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.