Slow West
Humberto Santana7
LO MEJOR
  • La propuesta diferente y el tono partícula de este neo-western, con grandes paisajes y un convincente Fassbender
LO MALO
  • La sensación de que, de haber logrado mayor profundidad en las motivaciones de Silas Selleck, la película hubiera podido alcanzar un nivel más alto en su calidad y en su relevancia
7Buena

slow west aficheTÍTULO ORIGINAL: Slow West

AÑO: 2015

DURACIÓN: 84 min

GÉNERO: Western, Drama

PAÍS: Reino Unido, Nueva Zelanda

DIRECTOR: John Maclean

ESTRELLAS: Michael Fassbender, Kodi Smit-McPhee, Ben Mendelsohn, Caren Pistorius, Andrew Robertt, Edwin Wright

 

Si en una receta cinematográfica se toma un western, se le agrega una buena porción de tragedia shakesperiana, se le da unos toques de comedia negra, utilizando un director europeo, se lo filma en Nueva Zelanda y no se emplea ningún actor “americano”, probablemente se obtenga un película similar a Slow West. A veces la gracia de la película está en lo interesante de su receta, independientemente de si la calidad del resultado es o no del todo la esperada.

Slow West no tiene ese tono sepia y polvoriento de la fotografía tradicional del género, que incluso Tarantino o los Coen no abandonaron del todo en Django Unchained y True Grit. El protagonista que echa a andar la trama (Kodi Smit-McPhee) es un muchacho de dieciséis años que llega al oeste de Estados Unidos en busca de su amor idílico en Escocia; un romeo que preferiría tener una flor en lugar de un arma en la mano, y que contrasta enormemente con la rudeza del salvaje oeste y sus personajes: ministros cazarecompensas, hombres de letras que roban, forajidos que recitan poesías.

Aunque no al punto de Dogville, ni remotamente parecida en su estilo, en Slow West por momentos se tiene la sensación de estar presenciando una obra de teatro, más que una película. Los personajes aparecen súbitamente como salidos de tras bambalinas, coincidiendo en los lugares y momentos más improbables. La comedia negra, el aire trágico, el romanticismo y los diálogos que recurren a citas líricas, son parte de esa sensación teatral de la película. La fotografía “moderna” tiende a traer la historia al presente. Pero si a esto le sumamos la locación y la nacionalidad de los actores, pareciese como si el director Maclean hubiese querido ofrecernos la visión, y en últimas la sensación, de los inmigrantes que poblaron el oeste, en contraste con la perspectiva tradicional hollywoodense.

slow-west

Michael Fassbender hace un papel sólido como Silas Selleck, el héroe anti-héroe, este drifter rudo, solitario y enigmático que guía al muchacho en su búsqueda. Como es usual, Fassbender le aporta enormemente a las películas en las que participa. Su desarrollo del personaje es fundamental y genera un gran interés. Irónicamente, esto termina siendo al mismo tiempo el punto débil de la película. Y es un problema que claramente está en el guión y de ninguna manera radica en el propio actor. El interés en su personaje demanda una mayor profundización en sus motivaciones, en sus giros, en su propia travesía interior.

Al final, el mensaje de la película parece seguir siendo suficientemente claro. Si bien en el oeste americano sobrevivieron los más fuertes, tal vez fueron el huir de algo y el romanticismo de un nuevo horizonte los que lo terminaron conquistando.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.