Siempre Alice
Autor8
8Muy buena
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
9.2

TÍTULO ORIGINAL: Still Alice

AÑO: 2014

DURACIÓN: 101 min

GÉNERO:  Drama

PAÍS: Estados Unidos

DIRECTOR: Richard Glatzer, Wash Westmoreland

ESTRELLAS: Julianne Moore, Alec Baldwin, Kristen Stewart

 

Siempre Alice es la historia de una exitosa profesora de lingüística en la universidad de Columbia, que es diagnosticada con  Alzheimer. Su lucha valiente y siempre aferrada a la dignidad por tratar mantener a raya esta demoledora enfermedad, por arrebatarle el mayor tiempo posible a su efecto devastador, es el eje central.

Todas las películas cuyo móvil principal es el drama, enfrentan la dificultad de transmitirlo sin caer en la exageración, en la sensiblería, en la manipulación deliberada y efectista, y Siempre Alice, al abordar un tema tan delicado como serio y emotivo, se enfrenta a estos retos en proporción amplificada. Hay una gran diferencia entre conmover, como fin, y contar una historia que conmueve. Aún un buen trabajo siempre estará en el filo de la navaja, y los espectadores, muchas veces llevados por razones absolutamente subjetivas de gustos y sensibilidad, o por el simple estado de ánimo del momento, terminaremos empujándolas ante nosotros mismos hacia alguno de los lados: hacia el fracaso de lo primero, que hace que para nosotros caiga en la falta de credibilidad, en la imposibilidad de conectarnos con la historia y con lo que pretende transmitir, o hacia el logro redondo de lo segundo, lo que calificaríamos sin titubear de buena película. Still Alice se incluye por mérito propio dentro de estas últimas.

8312_poster_iphoneA diferencia de películas con enfoques “más externos” sobre este tema, como Ella se va o Amor, que muestran el drama del Alzheimer visto desde quienes rodean a quien lo sufre, Siempre Alice recae en gran medida en la perspectiva de la víctima de esta enfermedad, en ese “qué se siente” que en algún momento le pregunta su hija a Alice, quien de alguna manera logra sintetizarlo en ese momento, pero que logra responder más ampliamente en el transcurso de la película.

Se ha hablado mucho de la impecable actuación de Julianne Moore (premios Oscar, Globo de oro, BAFTA e Independent Spirit, entre otros, por este papel) y es realmente innegable que es ella quien nos hace sumergir en esta tragedia, permitiéndonos entender, tomando las palabras de Alice en su última disertación elocuente, lo que significa tratar de “dominar el arte de perder”; perder, momento a momento y pequeño detalle a pequeño detalle, todo lo que construye la cotidianidad, por ende todo lo que construye la vida, todo lo que se es. Es ahí donde está el real valor de esta película, más que en la historia misma.

Aunque la perspectiva predominante sea la de Alice, la película no omite el drama que significa esta tragedia para sus seres queridos. El dolor, la impotencia ante los hechos y la sensación de torpeza pueden hacer que alguno simplemente se aleje. Parece poderse leer que hay una diferencia entre la lástima y la compasión, entre la retribución y la generosidad, entre tratar con consideración y tratar con dignidad, pero en una familia donde siempre está presente el amor, se hace claro también lo insensato que sería juzgar desde afuera cualquier acción o reacción. El efecto inminente es la sensibilización genuina ante esta hasta ahora incurable enfermedad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.