Retratos de un hombre extraordinario
Melisa Castellanos5.5
LO MEJOR
  • Es sencilla y concreta
LO MALO
  • La sencillez la vuelve plana
5.5Pasable

TÍTULO ORIGINAL: Paul à Québec

AÑO: 2015

DURACIÓN: 98 minutos

GÉNERO: Drama, Comedia

PAÍS: Canadá

DIRECTOR: François Bouvier

ESTRELLAS: François Létourneau, Gilbert Sicotte, Julie LeBreton

 

Precioso verano de 1999 en Montreal, Québec en Canadá. Paul (François Létourneau) es un caricaturista emparentado con la familia Beaulieus a través de su relación con Lucie. Su suegro Roland, a quien Paul para demostrar respeto “ustea” en el típico francés quebequense (medio enredado y mezclado con inglés), emprende su camino hacia la muerte. Esta sencilla película del director canadiense François Bouvier cuenta una historia simple desde los ojos del dibujante Paul, quien ha sido elegido por su suegro para recibir la terrible noticia de un agresivo cáncer que lo aqueja.

El componente del dibujo es muy importante en la película, pues está basada en una caricatura original de Michel Rabagliati, quien creó una serie de comics llamada “Paul”, que narra la historia de un hombre en Montreal (Paul en el campo, Paul tiene un trabajo de verano, Paul va de pesca, Paul en el metro, y Paul en Québec).

Roland es el centro de la familia, llama a sus hijas “mes lapines” (mis conejas) y a sus nietos “mes petits lapins”, y le recuerda a Paul durante toda la película que debe casarse con Lucie y comprar una casa fuera de Montreal (pues está a horas de Québec, lugar donde viven los abuelos Beaulieus). Sin embargo, Paul Lucie y su hija quieren seguir viviendo en la gran ciudad. “Ostie, c’est donc ben loin, Québec!” (Ostias, está tan lejos Québec) dice Lucy mientras viajan apurados a ver al padre agonizante.

Empieza entonces Paul a dibujar inspirado por el proceso de muerte de su suegro, y juntos logran afianzar su relación con pocas palabras, hasta el punto en que Roland le permite a Paul tutearlo. La película no tiene una trama compleja, pues presenta el acompañamiento a un abuelo en su proceso de partida de la vida, de una manera muy sencilla: mediante dibujos. El espectador podrá preguntarse en ocasiones, hacia dónde va la película y quien es el protagonista ¿Es Paul? ¿Roland?

Si disfruta de películas sencillas de tipo dramático, Paul à Québec es adecuada. No espere grandes reflexiones filosóficas sobre la muerte, la caricatura como elemento de expresión ni actuaciones espectaculares. Espere una película “bonita” y lineal sobre la muerte de un aparente roble que se va doblegando ante la agonía final.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.