Red
Autor7
H. Santana (Dirección Distinta Mirada)7
7Buena
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
7.0
TÍTULO ORIGINAL:  Red
OTROS TÍTULOS:  RED: Retirados Extremadamente Duros

Es una película que se deja ver. Eso dicen muchos de Red y al decirlo no expresa otra cosa que esa pasajera aprobación que nos merecen aquellas películas que nos entretienen durante el tiempo que duran pero cuya perdurabilidad es ninguna. Red es, en efecto,  una entretenida aventura de un puñado de agentes retirados de la CIA que se ven envueltos en una conspiración que pondrá a prueba esas capacidades que les valieron un retiro rodeado de méritos y respeto.

El grupo lo encabeza el ya legendario Bruce Willis y lo secundan  con sus halos de recordación y brillo  John Malkovich, Morgan Freeman y, con su elegancia intacta y desafiante,  la siempre Helen Mirren. A todos se les impone la comprometedora misión de demostrar que a sus  y tantos años todavía pueden desafiar y derrotar a legiones conformadas por jóvenes temarios y ambiciosos, es decir, por los jóvenes que ellos alguna vez fueron

Viéndolos ahora es como si ellos, cuasieternos, tuvieran consigo la impronta de la victoria. Si atrás vencieron por  su arrojo ahora, cuando la curva vital declina, derrotan con su inteligencia en calma y con su demoledor humor.

De la misión salen airosos no tanto por haber vencido al potente adversario sino por haberse convencido a sí mismos que el de ahora es más un tiempo de entretención, diversión e, incluso y sin la cursilería con la que pudiera asociarse la expresión,  un tiempo de amor. Atrás quedó la agresión y la inocua demolición.

Es tal la buena química que hay entre estos veteranos que no cuesta trabajo imaginarlos bromeando en las pausas de la filmación. Debieron divertirse un montón y eso alcanza a percibirse, no pregunten de qué manera, en la película. Es eso precisamente lo que la salva de ser una película del montón; es ese halo de camaradería y burla entre estos actores que tanto queremos lo que hace que Red sea una película que, con especial gusto, se deja ver.

Si hay películas que como Red  se dejan ver, las habrá, por oposición, que no se dejan ver.  De la mano de esta endeble categorización yo creo que las películas que no se dejan ver son aquellas a cuya pobreza argumental se suma el fiasco de su puesta en escena, así se trate de la más ligera y pasajera de las  comedias. Pero así como tales películas no se dejan ver, tampoco se dejan ver aquellas que se estrangulan en un malogrado intento  de refinación. Nada más inaguantable que esas películas postizas y laberínticas  que andan por ahí a la caza de los espectadores sofisticados y cultos que las entiendan. Siempre los encuentran pero no es porque estos las entiendan, es porque forma parte de su pedanteria intelectual preciarse de supuestamente entender todo aquello  que los demás no entienden.

Faltan, entre los extremos de las que se dejan ver y  las que no se dejan ver, aquellas otras películas en el que el verlas no está precedido ni de una permisión ni, tampoco, de una prohibición. Son aquellas que, simple y gozosamente, se ven. Ante ellas no sentimos que se están dejando ver, como placenteramente sucede en  Red,  ni que  el verlas nos ofende. Sentimos por el contrario que su visión es el prodigioso resultado de haber aceptado una invitación que nunca se nos formuló.

Sobre El Autor

Andrés Quintero M.
Dirección Distinta Mirada

Dirección Distinta Mirada

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.