Recuerdos, amores y fideos
Humberto Santana8
LO MEJOR
  • La fuerza en el concepto metafórico que une la comida con las relaciones humanas
LO MALO
  • Cierto manejo de la música ambiental que se siente artificial por momentos
8Buena

TÍTULO ORIGINAL: Ramen Teh

OTROS TÍTULOS: Ramen Shop

AÑO: 2018

DURACIÓN: 1h 29min

GÉNERO: Drama

PAÍS: Singapur / Japón

DIRECTOR:  Eric Khoo

ESTRELLAS: Tsuyoshi Ihara, Seiko Matsuda, Takumi Saito, Jeanette Aw, Tetsuya Bessho

 

En la mayoría de las culturas, para muchos de nosotros, existe un vínculo imborrable entre la comida de casa y la familia. Quién no tiene al menos un plato que le recuerde a su niñez en casa. Quién no recuerda a la familia reunida, compartiendo casi sin advertirlo una de estas recetas caseras que tanto arraigo y nostalgia producirían con el paso de los años. Y es que la comida, de la misma forma que pasa con la música, tiene la propiedad de marcar imborrablemente en la memoria momentos y personas. Al igual que cuando se reconocen los primeros acordes de una canción puede devolvernos en el tiempo a un momento específico, la sazón particular de una receta familiar puede hacer esto mismo y evocar intensamente la persona con la que se asocia ese sabor particular.

 

 

La nueva película de Eric Khoo habla precisamente de eso, de la comida , de la familia y de la nostalgia, de recordar y añorar, de cómo el acercamiento, la unión, el alejamiento, la división y por supuesto el reencuentro, tienen una asociación inseparable con los platos familiares. Fiel al estilo cinematográfico asiático en el género dramático, el ritmo es pausado y meticuloso en los detalles, logrando en este caso una metáfora tan simple como bella. No en vano se refleja la laboriosidad de la elaboración de los platos, en la consecución de los ingredientes, no sobra el ritual de cómo se sirven y de cómo se deben comer, porque es así como se refleja en la película toda esta historia de búsqueda y reencuentro familiar. Conmemorar un ser querido preparando su receta característica toma un sentido simbólico y poético.

 

 

Si bien la narrativa escogida es más bien tradicional, fluida y liviana, se aleja completamente de ser banal y logra momentos que sorprenden y conmueven, haciendo que la historia tenga su propia fuerza. Las actuaciones, cotidianas y naturales, contribuyen en gran medida a este realismo casero, que tiene además una presentación visual llamativa que lo redondea todo, no solamente en los encuadres de interiores y paisajes, sino en los de la comida misma. Una película de esas que alegra descubrir.

 

 

 

Sobre El Autor

Humberto Santana S.
Dirección Distinta Mirada

Dirección Distinta Mirada

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.