mr. nobody posterEl futuro de un amor perfecto se ve interrumpido por una simple gota de agua. Con esta frase describo la gran conclusión de esta escena. Muchos pueden pensar que a continuación les hablaré de la típica escena del amor rosa que en el desenlace de la película tendrá un final feliz luego de una tediosa travesía. Sin embargo, no hay que apresurarse.

La razón de ésta escena no es realmente el amor posible o imposible de los protagonistas dependiendo de quién se vio o irá a ver la película; la razón radica en que al director de esta película (Jaco Van Dormael) tan sólo le costó un minuto y cuarenta y nueve segundos (1:49) explicar una interesante teoría de física cuántica del universo.

Me atrevo a pensar que para muchas personas, (me incluyo) le es desconocida o indiferente la Teoría del Caos, la cual, sin utilizar un lenguaje físico o matemático, señala que “pequeñas variaciones en condiciones iniciales, pueden implicar grandes diferencias en el comportamiento futuro.”. En esta escena de Mr Nobody o Las vidas posibles de Mr. Nobody como también es conocida, se nos muestra de manera interesante y sin complicaciones, cómo el vapor de un huevo cocido en Brasil puede destruir y acabar esa única oportunidad para estar con Anna en Nueva York.

Una pequeña variación, una mínima pero relevante desviación, hace una posibilidad totalmente diferente a una de las múltiples vidas del Señor Nadie, vidas que en ningún momento son alejadas de nuestra realidad. En esta gran escena, nos damos cuenta que el director se tomó la gran labor de crear en un film, una reflexión de diferentes lecciones y experiencias posibles de un personaje el cual deberá tomar una decisión, la decisión más importante cuando apenas es un niño de 9 años. ¿Debo subir al tren?

Sobre El Autor

Diego Palacios S.
Equipo Distinta Mirada

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.