Mapa de sueños latinoamericanos
Humberto Santana8
LO MEJOR
  • La fotografía del documental, concordante con el trabajo fotográfico de base que originó el documental
  • La forma atrapante en que están hiladas las historias detrás de las fotografías
LO MALO
  • Queda la duda sobre si la conclusión objetiva debe ser que los sueños en latinoamérica nunca se cumplen, o si hay un desbalance intencional del autor hacia la desesperanza con el objetivo de sensibilizar
8Muy buena

TÍTULO ORIGINAL: Mapa de sueños latinoamericanos

OTROS TÍTULOS: Map of Latin American Dreams

AÑO: 2020

DURACIÓN: 1 hora 31 min

GÉNERO: Documental

PAÍS: Argentina, México

DIRECTOR:  Martín Weber

 

Mapa de sueños latinoamericanos parte de una idea genial. Entre 1992 y 2013 el artista argentino Martín Weber quiso capturar fotográficamente los sueños del pueblo latinoamericano. Para esto, antes de fotografiarlas en un blanco y negro impecable, pidió a las personas que escribieran con tiza en un pequeño pizarrón su sueño. Pero lejos de la idea romántica de lo que puede significar el soñar, quiso mediante su obra ser un elemento amplificador de las voces abandonadas, de aquellas que poco oímos o, peor aún, de aquellas que no escuchamos. El resultado, plasmado en un libro que recoge el trabajo de más de veinte años, es una colección fotográfica impactante, bellísima dentro de su dura realidad, que trasciende en mucho su propio valor estético.

 

 

Años después Weber decide averiguar si algunos de estos sueños se cumplieron, y nace así el documental. Recorriendo los lugares que años atrás visitara con su cámara fotográfica, realiza un trabajo periodístico, casi detectivesco, buscando a los sujetos de sus fotografías. El resultado es impactante, muchas veces conmovedor, muchas veces desgarrador.

 

 

Desde la voz de sus protagonistas, Weber logra hilar sus historias de forma atrapante, conformando así una especie de «guiones vivos» que dan por resultado relatos independientes en los que es inevitable sumergirse. Ahora con una cámara de video, manejada con una estética acorde con el trabajo fotográfico, captura en los propios protagonistas (o en sus familiares y amigos) desde las emociones al ver por primera vez las fotografías originales, hasta aquellas que se generan al relatar el desenvolvimiento de la vida durante los años que vinieron después. Muchas de ellas son impactantes, algunas revisten una  gran belleza melancólica -como la del embolador poeta- pero sin duda todas tienen la capacidad poderosa de conmover. Y desde esta capacidad de emocionar, el trabajo de Weber sin duda cumple el objetivo fundamental de sensibilizar, de hacer reflexionar.

 

 

El panorama que se nos presenta es desesperanzador. Una muestra de ello es quizás la historia con mayor potencial alentador. Habla de un cubano, rebelde contra el régimen, que en su pizarrón escribió «Prohibido prohibir». El documental revela, como era imaginable, que emigró a los Estados Unidos, pero fija la atención en la familia que se quedó en Cuba, lánguida y abandonada, que cuenta cómo cree que el emigrante nunca alcanzó su sueño, a pesar de haber logrado escapar el régimen. Es que acaso ningún sueño latinoamericano se puede cumplir? Es acaso mejor olvidarse de soñar, acogiendo aquel grafiti que menciona el autor, que dice «cuidado con lo que sueñas»? Weber tiene el material suficiente para ser quizás la mayor autoridad al responder estás preguntas, y aunque el espíritu romántico -aquel que siente lo proyectado como parcial, incompleto- se resista a aceptarlo, el solo hecho de participar en esta controversia justifica de sobra sumergirse en su documental. Eso sí, hay que tener los ánimos preparados.

 

Sobre El Autor

Humberto Santana S.
Dirección Distinta Mirada

Dirección Distinta Mirada

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.