Mad Max : Furia en el camino
Roberto Galar E9
Andrés Quintero M8
Humberto Santana S7
LO MEJOR
  • Charlize Theron, Tom Hardy y otros 30 personajes míticos.
LO PEOR
  • Que haya tardado tanto en regresar una saga. Pero es que, para hacerlo de esta manera, ha merecido la pena.
8Muy buena

mad max afiche 2TÍTULO ORIGINAL: Mad Max: Fury Road

OTROS TÍTULOS: Mad Max: Furia en la carretera / Mad Max 4

AÑO: 2015

DURACIÓN: 120 min

GÉNERO: Ciencia Ficción, Acción

PAÍS: Australia

DIRECTOR: George Miller

ESTRELLAS: Tom Hardy, Charlize Theron, Nicholas Hoult, Hugh Keays-Byrne, Zoë Kravitz, Angus Sampson

 

Implacable, brutal, salvaje, furiosa… pura dinamita. Los adjetivos se quedan cortos tras el chute de adrenalina que supone ver el nuevo trabajo de George Miller que ¡¡¡¡a sus 70 años!!!! se ha embarcado en una obra faraónica de proporciones bíblicas. Él creó el mito en el año 79 pero en 2015 ha hecho lo que parecía impensable. Ha creado la mejor película de la saga con unos personajes eternos, un cuidado por los detalles casi enfermizo y unas imágenes punk-oníricas que perduran en la memoria mucho tiempo después de salir del cine.

Con los títulos de crédito a uno se le queda el buen sabor de boca de haber presenciado gran cine, un espectáculo extravagante, frenético y que no da respiro. Normalmente los libros, las películas o las obras de teatro se estructuran en tres grandes bloques: inicio, desarrollo y desenlace o clímax. Mad Max: Fury Road es un clímax de 120 minutos, empezando con un terremoto de imágenes y (he aquí la magia del director) de ahí va para arriba. La película no decae en ningún momento, es una huida hacia adelante en la que cada escena es más grande, más espectacular y más ruidosa que la anterior. Una joya del cine de acción de la década. De cualquier década. Una obra de culto instantáneo.

Cuentan que George Miller llevaba 15 años pensando sacar adelante este proyecto, y que contrató a los actores sin tener siquiera el guión de la película: solo tenía unos dibujos y conceptos visuales, pero éstos eran tan potentes que atrajeron a todo el reparto. No vamos a negar que es una película que casi no tiene diálogos. Ni falta que le hace. Miller ha cogido su franquicia, la obra que él mismo inventó, ya conocida por todos, y la ha reinventado llevándola hasta el límite con un look abrumador, una fotografía maravillosa y una edición de las imágenes que bombardea tus sentidos y los estimula con cada fotograma. La espera ha valido la pena. Y, seguramente nos tocará esperar otros 15 años para que otra película de acción nos de tanto y a tantos niveles como ésta.

Es una mezcla de géneros que parecía imposible: western, futuro post-apocalíptico, feminismo, ecologismo, lucha de clases… Y la apuesta ha salido bien, mejor que bien, sorprendentemente bien.

Al igual que en Terminator, la trama va avanzando junto con las escenas de acción, los diálogos se dicen durante un tiroteo o una persecución. No da un respiro. Cada plano es intenso y puede que agote a algún espectador, pero no dejará indiferente. Todo en ella tiene emoción, inagotable imaginación: el guitarrista de metal, las pértigas, los coches erizo, Inmortan Joe, Imperator Furiosa, los cuervos, el último árbol…

Y si rascamos un poco debajo de esa capa de acción que cubre toda la película, podremos encontrar otras cosas: crítica social, redención, el peso de la culpa, la soledad y un espíritu místico acompañado de una banda sonora apoteósica que nos lleva por este camino salvaje durante todo el metraje.

Hay películas que cuando sales de verlas te dan ganas de que te devuelvan el precio de la entrada. Aquí me dieron ganas de comprar otra entrada para volver a verla y sentir lo mismo de nuevo. Es una película en estado de gracia, difícilmente igualable, de esas que salen una cada década.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.