Los juegos del destino
Autor8
H. Santana (Dirección Distinta Mirada)9
8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
9.1

Título Original: Silver Linings Playbook

Otros Títulos: El lado bueno de las cosas / El lado luminoso de la vida

Año: 2012

Duración: 122 min.

Género: Drama, Romance, Comedia

País: Estados Unidos

Director: David O. Russell

Estrellas: Bradley Cooper, Jennifer Lawrence, Robert De Niro

 

Silver Linings Playbook, entre nosotros Juegos del Destino, era mi Oscar 2013 para mejor película. Explico mis razones. La última película de David O Rusell (The Fighter 2010) es una comedia inusual porque logra un muy balance entre ese cosquilleo epidérmico del cuento romántico y el estremecimiento del drama sincero. Pat (Bradley Cooper) y Tiffany (Jennifer Lawrence) se conocen en las circunstancias menos propicias para el romance: él acaba de salir de una institución mental y, deshecho su matrimonio, regresa a casa de sus padres: ella, tan o más deschavetada que él, se pasea por el mundo con el pesado fardo de la marginalidad y la incomprensión. Con el deseo de aplacar su mente galopante, Pat sale a trotar y es en una de sus correrías que se topa con esta mujer, una mujer que a la vez que lo asfixia con la desmesura de su sinceridad, lo desafía para que se abra a la posibilidad de un cambio radical en su vida.

El guión de Rusell, basado en el libro de Matthew de Quick, ni se va por la línea fácil del enamoramiento almibarado, ni tampoco se hunde en la amargura de su negación. Pat y Tiffany están a igual distancia de la pareja de ojos entornados y manos entrelazadas que de aquella otra, disfuncional y traumática, ensañada en su autodestrucción. Estando, la pareja de Pat y Tiffany, a leguas de distancia de estos dos arquetipos, toma de ambos algunos elementos para transmitir, en tono de comedia, la sensación de que toda relación tiene inevitablemente sus marcas de cordura y, bendito sea dios, su sello indeleble de locura.

 

Mi Oscar no premia la contundencia de una imprescindible película: agradece más bien una historia muy bien contada a la que nos enganchamos de principio a fin no solo con el inocultable y legítimo deseo de que esa pareja disfuncional y amorfa llegue a algo, sino también con el reconocimiento de que, más allá de los rótulos médicos, todos en este mundo estamos un tanto desquiciados.

Silver linings playbook (Poster) Distinta MiradaJuegos del Destino es un homenaje a la imperfección, a la posibilidad anónima de vivir una vida sin aspavientos de felicidad o sin insulsas ambiciones de superación. Russell lo transmite sin la chabacanería de la comedia de pacotilla y sin la pesadez del drama angustiado. Pat y Tiffany no son la pareja ideal, como ideales tampoco son sus familias. Son los seres que son y más que retratar fielmente de algún tipo de relación humana, lo que logra Juegos del Destino es hacer de ellos unos personajes cuya irrealidad nos fascina porque nos devuelve, por los instantes infinitos de toda buena película, a nuestra propia fragilidad y a la posibilidad única que tenemos de vivir con ella cada día.

Un par de líneas sobre la Lawrence. Para algunos, una actriz que rebosa talento y que se lleva el mundo por delante con su fuerza interpretativa. Para otros, una actriz sobrevalorada a la que faltan largas horas de escuela actoral. Para mi, una piedra que si bien todavía admite pulimento y talla, ya es, de lejos, preciosa. Si mi pronóstico falló en el Oscar para mejor película, acertó en cambio en la Lawrence como merecedora de la estatuilla a mejor actriz. Tendremos, no les quepa duda, Jennifer para rato.

Leyendo la crítica, especialmente la europea, es común la nota descalificadora por el happy end de Juegos del Destino. Como tantas otras veces, discrepo de quienes creen que el final de Juegos del Destino la demerita. El final feliz de esta película no es una impostura ni es, tampoco, un falsete desatinado. Es una manera de redondear una historia que lejos de pretender remates fantasiosos y perfectos, lo único que quiere es decir que la vida puede alcanzar, rozar tal vez, fugaces momentos de felicidad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.