Los 8 más odiados
Humberto Santana7.5
LO MEJOR
  • La inteligencia de sus diálogos, donde la palabra está por encima de la violencia pura
  • Las actuaciones en general (exceptuando a Channing Tatum)
  • La fotografía
LO MALO
  • La sensación de que todo ya lo vimos antes
7.5Buena

los 8 mas odiados posterTÍTULO ORIGINAL: The Hateful Eight

OTROS TÍTULOS: Los odiosos ocho / Los ocho más odiados

AÑO: 2015

DURACIÓN: 187 min

GÉNERO: Drama, Comedia, Western

PAÍS: Estados Unidos

DIRECTOR:  Quentin Tarantino

ESTRELLAS: Samuel Jackson, Kurt Russell, Jennifer Jason Leigh, Demian Bichir, Walton Goggins, Tim Roth, Bruce Dern, Michael Madsen, Channing Tatum

 

Los 8 más odiados inicia presentando elementos que evocan los westerns de antaño. Créditos iniciales con la tipografía que se usó en ese entonces y que no logran quedarse absolutamente fijos, la banda sonora compuesta para esta película por Ennio Morricone, y el anuncio explícito de que ha sido rodada utilizando lentes realmente viejos, en “glorioso ultra widescreen Panavision de 70 milímetros”, abandonado hace mucho ya. Sin embargo la nueva película de Quentin Tarantino dista mucho de un western clásico.

Aunque el clima es inclemente también, contrariamente a la mayoría de las películas del oeste tradicionales, el calor apabullante -que parece derretir hasta el tiempo haciéndolo todo más lento- es reemplazado por un frío azul y congelante. La inminente tormenta de nieve obliga a los personajes de la película a convivir cara a cara en la única cabaña en la vasta geografía, un lugar de paso conocido como Minnie’s Haberdashery. La gran cámara de Robert Richardson (tres veces ganador del Oscar) pasa de las tomas iniciales espectaculares de los paisajes invernales, a mostrar en detalle cómo ocurre todo al arribo de los nuevos huéspedes. Se toma el tiempo de capturar el proceso completo de desenganche de los caballos del carruaje; cuando hay que llevarlos al establo, sigue el recorrido lento y forzado de los personajes avanzando tortuosamente entre la nieve, mientras la tormenta empieza a caer. La puerta de la cabaña ha perdido el pasador, y si tres o cuatro veces fue necesario abrirla para que llegaran escalonadamente los visitantes, tres o cuatro veces se toma el tiempo de mostrar cómo debe ser asegurada por tablones clavados a puerta y pared, clavo por clavo.

Pero es a través de la atención al detalle que el frío se hace realmente palpable, que al cabo de unos momentos se tienen absolutamente claros los espacios dentro de la cabaña, se sabe donde está cada mueble, y en últimas es a través de la atención al detalle, junto con una gran puesta en escena y las sólidas actuaciones, que se nos transporta irremediablemente a esa cabaña perdida en las montañas boscosas y repletas de nieve de la Wyoming post Guerra de Secesión.

los 8 mas odiados secundaria a

Tarantino quizás sea catalogado, entre otras cosas, como un maestro de la acción, pero en Los 8 más odiados muestra por qué es un maestro de la tensión, del suspenso. A la cabaña llegan dos cazarecompensas. Como todos los personajes importantes de Tarantino (y al igual muchas veces que inclusive los no tan importantes) el carácter de cada personaje -y hasta se diría que su filosofía de vida- se evidencian arrollando al espectador. Uno, el veterano de guerra de la Unión, Mayor Marquis Warren, en otra gran interpretación de Samuel Jackson, y el otro John Ruth, interpretado con maestría por Kurt Russell. El primero sagaz y pragmático, siempre llevando consigo una carta personal de Abraham Lincoln (un detalle, como se verá, muy de Tarantino) que ante la opción de “vivo o muerto” llevará siempre a sus forajidos optando por lo último; el segundo igualmente sagaz y rudo pero curiosamente idealista, famoso por llevar siempre a sus presos vivos para que sean colgados.

los 8 mas odiados secundaria

Walton Goggins interpreta al shérif de Red Rock (camino a iniciar en el nuevo cargo), a quien recogen obligadamente por la vía antes de llegar a la cabaña, encarnando la mayor sorpresa actoral de la película al emerger poco a poco como personaje determinante. La prisionera de Ruth, Daisy Domergue, es interpretada por Jennifer Jason Leigh, haciendo también un gran papel como forajida ruda, pero más que eso, alguien que si bien tratará de escapar a la menor oportunidad, poco le importa nada, sea su propio dolor físico o inclusive su vida. Justa merecedora de su nominación al Oscar. En la cabaña ya se encontraban el verdugo ambulante Oswaldo Mobray (Tim Roth), gran personaje con un diálogo imborrable incluyendo una disertación sobre la importancia que tiene un verdugo para el sistema de justicia, el General Confederado Sandy Smithers (Bruce Dern), acusado de masacrar soldados de color de la Unión durante la guerra, el mexicano encargado provisionalmente de la cabaña (Demián Bichir) y el vaquero sospechosamente taimado Joe Gage (Michael Madsen).

los 8 mas odiados secundaria 1

Aunque todos habitarán cara a cara en el espacio interno (pero abierto) de la cabaña, las verdaderas intenciones de cada personaje siempre estarán en duda. Todo está aparentemente a la vista pero las agendas ocultas se palpan desde el principio, y el suspenso se toma la película cuando se hace evidente que “alguien no es quien dice ser y estaría conspirando para liberar a la prisionera”. Al igual que cuando Cristoph Waltz en su papel de general de la Gestapo (Inglourious Basterds) entra a la casa en la campiña francesa intuyendo que allí se esconden judíos, o cuando Di Caprio en su papel de dueño de plantación (Django Unchained) descubre que lo están manipulando, Tarantino logra que la tensión y el suspenso se tomen arrolladoramente la pantalla. Pero en Los 8 más odiados esta tensión tiene mayor relevancia, y mayor duración. Al estilo del “quién será el asesino” de las novelas de Agatha Christie, la incertidumbre captura el interés y las posibilidades se multiplican.

Pero a pesar de que Los 8 más odiados no sea un western clásico, no se puede olvidar que sigue queriendo ser un western. Y aunque como es una película del oeste -y más tratándose de Tarantino- sabemos que en algún momento habrá disparos, y muchos, la violencia está supeditada al diálogo. La palabra tiene un inmenso poder sobre la fuerza. Lo que quizás se hubiese podido resolver desde el principio con un tiroteo, pasa antes por disertaciones, intercambios de ideas, argumentos y contra argumentos, códigos implícitos y valores que se quieren respetar, aún cuando parecería no ser necesario, y es este uno de los aspectos más atrayentes de los guiones de Tarantino. Aún cuando parezca contradictorio frente al despliegue desbocado de violencia y sangre en sus películas.

Los 8 más odiados no es la excepción, y Tarantino se mueve siempre en este sentido retando los límites de la tolerancia y el buen gusto, siendo quizás esta película más impactante en ese aspecto que las anteriores, con menor cantidad de sangre que p.ej. el Django Unchained, pero menos caricaturesca y por lo tanto más impresionante, al igual que la violencia de ciertos de sus diálogos, como el de Marquis Warren (Jackson) con el general Smithers (Dern).

los 8 mas odiados secundaria final

Hasta aquí, todo muy “a la Tarantino”, así que donde está el pecado en esta película? En eso precisamente, en la repetición. En dosis aumentadas. La forma como Tarantino resuelve todos los aspectos no solamente tiene su sello, sino que se siente como si ya lo hubiéramos visto en alguna de sus películas. Si, tal vez la película tiene algunos fallos, como la mayoría (incluyendo grandes películas), pero es la repetición la que termina haciendo la resta importante. El cine, como casi todo, es un esclavo de la expectativa, que juega evidentemente en el sentido proporcionalmente opuesto. Y un genio de la cinematografía como Tarantino genera una gran, una enorme expectativa. Así que para tratar de ser justo, quiero hacerme estas preguntas: Es esta la mejor película de Tarantino? Tendría que decir que no. Sin embargo, es esa etiqueta la que quiere convertirla en una producción relativamente subvalorada por parte del público y de la crítica. Es esta película mala? También tendría que decir que no. Si esta fuera la primera película de Tarantino, con seguridad hubiera dividido menos y los comentarios positivos serían más generalizados. O si Tarantino hubiese dejado de hacer películas, y después de 10 o 15 años hubiese hecho Los 8 más odiados, el comentario seguramente sería “Tarantino volvió, y volvió más Tarantino que nunca”.

 

NOTA

La proyección de más de tres horas está diseñada originalmente para hacer un intermedio. En la función a la que asistí, y en las otras de las que he sabido, el intermedio se ha omitido. Imagino que la decisión se tomó para no comprometer más tiempo de ocupación de cada sala, pero me pregunto si es realmente una buena decisión, no solamente por privar al espectador de la oportunidad de estirar las piernas “a la antigua”, sino teniendo en cuenta que un porcentaje considerable de los ingresos de las salas de cine proviene de la confitería.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.