jorge mario múnera habla de la sal de la tierraJorge Mario Múnera, nacido en Medellín, es fotógrafo del Instituto de Fotografía de Ginebra, Suiza. Radicado en Bogotá, desde 1980 se ha dedicado a la fotografía humanista y editorial. Su trabajo fotográfico ha sido publicado, entre otros, en los libros Orfebrería y chamanismo, Orquídeas nativas de Colombia, Coro Alto de Santa Clara, El tren y sus gentes y El corazón del pan. Distinta Mirada habló con él para preguntarle por su impresión o, como él bien lo dice, por su conmoción, luego de ver La sal de la tierra. Lo que cuenta Múnera desde su orilla de fotógrafo es una razón más para no perderse este poderoso documental.

 

Usted le ha dedicado la vida entera a la fotografía. Ha recorrido el país captándolo, a su manera, con sus cámaras. Lo propio fuera de Colombia.  Qué sintió cuando vio La sal de la tierra? Identificación, tergiversación, acierto o desviación?

Creo que la palabra más adecuada sería conmoción. Una gran conmoción. Ver consolidada una gran obra como la de Salgado es eso lo que te produce: una visión que te cambia la vida. Una visión más que lúcida, premonitoria. Una versión visual que interroga al mundo y le responde con clarividencia. Un testimonio visual que responde con argumentos irrefutables a la gran pregunta de la condición trágica de la humanidad. Es como si las imágenes de Salgado fueran, además de uno de los más conmovedores documentales del siglo XX, el testimonio en imágenes de la historia de la humanidad. Y ordenan el caos, reúnen los fragmentos del espejo roto por el fracaso de la historia creando en el lector, en aquel que ve y lee sus fotografías, el acceso a un nivel de conciencia que solo lo permite el  acercamiento encantado que es lo que caracteriza a esta obra. Y por último el asombro ante el esfuerzo colosal que ha implicado el desarrollo de cada uno de los capítulos de esta obra totalizadora.

la sal de la tierra entrevista 3

Salvo algunos rasgos generales, el documental no explora el mundo mismo de la tarea fotográfica de Sebastian Salgado. Sus  fotos son estremecedoras pero no se nos dice mucho del trabajo que hay tras ellas.  Que nos puede decir sobre esto?

Se dice que Salgado es un fotógrafo autodidacta y tardío, lo que puede ser más bien un elogio, pero el hecho es que hizo parte de Gamma, Sygma y Magnum que han sido el curubito del reportaje fotográfico. Y lo hizo muy bien pues cuando murió Cartier Bresson, Koudelka y Salgado quedaron al frente de la más pura y profunda tradición reporteril. Y como heredero del trono supo y fue capaz de volverse él mismo una agencia: Amazonas Images, con oficinas en las principales capitales del mundo, lo que le permitió sostener la estructura operativa de esa mega producción fotográfica que son sus series, apuesta y jugada de la genial y Lélia Wanick Salgado, pequeña pero titánica, que organizó al detalle la viabilidad y la ejecución de los planes, de cada etapa de una obra concebida con la precisión de una galaxia.

A diferencia de Pina, el gran trabajo que hizo Wenders sobre la bailarina Pina Bausch , en la Sal de la tierra no hay ese valor agregado, puramente cinematográfico,  al formato clásico y algo plano del documental tradicional. Comparte esta apreciación?

El trabajo de Wenders no me puede parecer más acertado: vuelve suyas la cercanía y la invisibilidad del gran reportero, siguiéndolo en este caso con una cámara de cine absorta en la inverosímil aventura del brasilero. Y es, de otra forma, lo mismo que hace Wim Wenders en Pina como el ojo de un bailarín secreto o como cineasta embrujado en la extrañísima e inquietante Voodoo.

la sal de la tierra entrevista 1

Dos son en esencia los Salgados que nos muestran: el social y el naturista. El primero testigo de la infamia humana y el segundo vocero ecologista de la salvación planetaria. Esta forma de retratar al gran fotógrafo es, a su juicio, acertada  o es, por el contrario, el resultado de cierta manipulación efectista?

La fotografía tiene una característica que la hace única: su esencial polisemia. Cada fotografía puede leerse desde el interés de cada lector o desde sus prejuicios o racionalizaciones. O desde un discurso crítico que la polemice o que la situé en la primera línea del mercado audiovisual. O como un cuaderno de viaje, esa bitácora asombrosa que alienta en cada una de sus imágenes, antes y más allá de sus posibles discursos, de sus interpretación unívoca.

En el panorama suramericano de la fotografía cuál es, para ustedes los conocedores y expertos, el lugar de Salgado como fotógrafo?

Una cosa es el panorama suramericano y otra el panorama brasilero. Desde el mismo inicio de la fotografía, Brasil ha sido un continente aparte. No olvide que en Brasil Hércule Florence inventó la fotografía y Pedro II de Brasil, El Magnánimo, ha sido hasta ahora el único monarca fotógrafo de la historia, además de principal auspiciador y coleccionista de la fotografía del siglo XIX.

Pero la obra de Salgado hay que situarla más allá de ese contexto, en el mundo globalizado que vio surgir, en el que tuvo que pasar de la Leica al formato digital pleno y de la húmeda magia de los laboratorios a la pantalla seca.

Su obra se inscribe en este proceso de dinamización de la imagen fotográfica y de su poder exponencial.

Para quien no haya visto la película o para quienes ya lo han hecho, qué claves les daría para entender y/o disfrutar más La sal de la tierra?

Que haga las cuentas de lo que hay detrás de cada fotografía; que piense en lo que hay que hacer para poder contar una historia en unas milésimas de segundo; que intuya el inmenso trabajo que permitió crear esta imágenes maravillosas.

la sal de la tierra entrevista 2

Como usted la entiende y vive, cree que la tarea del fotógrafo quedó bien plasmada en la película?

Al ser este un documental, es un caso específico, no general. No creo que se refiera a la tarea del fotógrafo; solo a un trabajo de Salgado y en específico, a su último trabajo. No los vemos en acción haciendo las series anteriores. En ningún momento vemos al Salgado análogo ni al reportero felíz e indocumentado. Y muy poco de la laboriosa tarea de Lélia Wanick, lo mismo que de los procesos de investigación que quedan reducidos, al fin, a las palabras mínimas.

Usted cree que la fotografía, como la de Salgado o como la suya,  debe cumplir, además del puramente artístico o estético, un fin social, ambiental o, incluso, polìtico?

Creo que el fin de la fotografía no es artístico ni estético ni social ni ambiental ni político.

El fin de la fotografía está en ella misma, en la tentativa de explorar su infinita polisemia y compartir ese secreto  que, al fin y al cabo, es el que termina haciendo que podamos ver lo que no hemos visto, lo que vio otro con sus propios ojos y no olvidarlo jamás.

 

la sal de la tierra portada magazín

Ir a la reseña del documental “La sal de la tierra”

la sal de la tierra principal def

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.