La mujer del animal
Adriana Bernal Mor8
LO MEJOR
  • La implecable dirección de Víctor Gaviria y el excelente desenvolvimiento de todos los personajes. Logra un impacto especial.
LO MALO
  • Es un tema fuerte, que puede generar distancia en principio. Sin embargo, considero que es una apuesta muy interesante, que llega a doler tanto como la realidad.
8MUY BUENA

OTROS TÍTULOS: The Animal’s Wife

AÑO: 2016

DURACIÓN: 120 min

GÉNERO: Drama

PAÍS: Colombia

DIRECTOR: Víctor Gaviria

ESTRELLAS: Natalia Polo, Tito Alexander Gomez, Jesús Vásquez

 

Es difícil poder empezar a escribir sobre La Mujer del Animal sin recordar los múltiples sentimientos de angustia, impotencia y preocupación que me generó su historia, sus personajes y los escenarios que le dieron vida a la película. Víctor Gaviria siempre sorprende por la capacidad que tiene de llevar a las pantallas historias tan reales y estremecedoras que nos ponen a pensar como espectadores en la cruda cotidianidad de muchas personas.

Fue casi como una terapia de choque, porque cada minuto que pasaba se me llenaba la cabeza de sentimientos más profundos de rabia y tristeza. Quería de alguna manera cambiar la realidad de lo que estaba viendo, pero como espectadora y en un sentido metafórico no podía hacer nada más que esperar a la conclusión de la historia. Nunca antes había deseado más el final de una película, pero no porque no estuviera completamente sumergida en ella, sino por el contrario. Porque logré involucrarme como mujer, como colombiana y como persona, y me producía irritación enfrentarme a las crudas imágenes de lo que tienen que vivir tantas mujeres en nuestro país.

El objetivo claramente del director es llevarnos a esos extremos en los que lo que vemos nos incomoda. Pero nos incomoda porque no podemos hacer nada al respecto y sabemos que lo que se ve en la pantalla está lejos de ser una ficción. Desde esta perspectiva podría decirse que él transporta a los espectadores para que hagan parte de la construcción activa de la película, pues inevitablemente el impacto y la resignificación de los conceptos hacen parte del cierre de la experiencia única que se vive cuando se decide enfrentarse a las propuestas cinematográficas de Gaviria.

Una historia que a pesar de que se desarrolla a mediados de los años setenta en las comunas de Medellín, fácilmente se puede entender y comparar con hechos actuales de abuso a mujeres que, como Amparo, se resignan a vivir un calvario, sabiendo que la única solución para salir de él es prácticamente la muerte de su agresor. El personaje de “El animal” logra generar un desprecio casi extremo desde muy temprano. Es un personaje que recoge las características más siniestras del machismo y del abuso, avalado por el miedo y la indiferencia de una sociedad que prefiere callar y mantenerse al margen, antes de poner en riesgo la vida. Es una historia en la que minuciosamente y a través de los diferentes personajes se hacen visibles posiciones negativas propias de nuestra cultura, que han afectado y afectan de una manera impresionante la integridad y la vida de las mujeres.

Esta es una película que me marcó, que con sus metáforas logró entrar en lo más profundo de mis pensamientos y conceptos. Se incrustó abismalmente para hacerme sentir el dolor propio que puede causar el abuso y la indiferencia. Es imposible sacarse de la cabeza cada una de las escenas, porque es tal el impacto que dejan una huella impresionante en el recuerdo y no se puede hablar de la película sin recibir en la mente flashazos de las durísimas e impresionantes situaciones del relato.

Recomendaría desde todos los puntos de vista permitirse ver esta nueva producción de Víctor Gaviria, porque más allá de ser un director de culto de nuestro país, creo que logra en su totalidad un impacto excepcional y profundo que ayuda a visibilizar de una manera distinta una realidad extrema de las mujeres del mundo y en este caso particular de Colombia. Y aunque muchos queremos ver películas que nos llenen de alegría el alma, es muy importante tener dentro del repertorio una producción como La Mujer del Animal, pues con ella entendemos que el cine también debe ser un catalizador de nuestros problemas y preocupaciones sociales, y para vivir y sentir no desde la distancia sino desde lo más íntimo lo que viven muchas mujeres a diario, esta película es simplemente perfecta.

Sobre El Autor

Adriana Bernal Mor
Equipo Distinta mirada

Colaboradora

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.