La habitación
Humberto Santana8.5
LO MEJOR
  • Las actuaciones
  • El enganche emocional que logra la película
  • La sensaciones opuestas que transmite: Lo perturbador de la historia, y la belleza de la misma
LO MALO
  • La sensación de que ciertos sucesos de la película se solucionan fácilmente y sin trasfondo, aunque todo sea porque se plantee visto desde la perspectiva del niño
8.5Notable

la habitación aficheTÍTULO ORIGINAL: Room

AÑO: 2015

DURACIÓN: 1 hr. 58 min.

GÉNERO: Drama, Suspenso

PAÍS: Irlanda

DIRECTOR:  Lenny Abrahamson

ESTRELLAS: Brie Larson, Jacob Tremblay, Joan Allen, Sean Bridgers, William H. Macy

 

La habitación, basada en la novela de Emma Donoghue (2010), quien se inspiró en los casos reales de Natascha Kampusch y Elizabeth Fritzl, cuenta la historia aterradora de una mujer joven (Brie Larson) secuestrada y encerrada en un cobertizo por años, a quien su secuestrador violaba sistemáticamente. Pero contrariamente a lo que se podría pensar antes de verla, la película no se limita a mostrar el lado perturbador de esta historia, sino que logra un gran balance enganchando emocionalmente al espectador, conmoviendo.

Y esto último lo logra genuinamente, contándolo todo desde la perspectiva del pequeño hijo de cinco años, quien por obvias razones solamente conoce la realidad de la habitación, un único tragaluz que le permite ver un cielo distante, y lo que para él es el mundo imaginario de la televisión. Aunque la película no omite el horror y la tensión de esta tragedia, del soñar con escapar, no se centra en el agresor ni en la agresión, dándole cabida a la mirada inocente y cándida del niño. Su madre ha logrado crear, de la nada, un mundo con juegos, personajes, regalos, historias y actividades que prácticamente han blindado al niño de la atrocidad. Y es este aspecto el que irradia  una luz de belleza sobre la desgracia, el lazo de una madre con su hijo, su sacrificio, el llenarse de felicidad aún cuando la tristeza lo invade todo y así tratar de que su hijo sea feliz en medio de semejante adversidad.

la habitación - secundaria

Para esta película, el director Lenny Abrahamson enfrentó varios retos considerables de los que se puede afirmar que sale airoso. Contar sin caer en la obviedad, sugerir inteligentemente sin perder claridad y foco, balancear horror y belleza, profundizar aún manteniendo la perspectiva de un niño, transportar al espectador a un mundo tan simple y a la vez tan ajeno, y dar giros a la historia que sorprendan, fueron solo algunos de ellos. Es innegable que gran parte de todo esto se logra sobre la base sólida de una grandísima (y ya premiada) actuación de Brie Larson, y en la interpretación sorprendente y arrolladora de Jacob Tremblay, el niño que termina siendo el eje de la película. Quizás el pequeño lunar, si de buscar alguno se trata, sea la sensación de que varios de los eventos se dan súbitamente y sin mayores trasfondos, dejando también algunas veces la sensación de que quedan cabos sueltos, aunque poco a poco se entiende que esto es enteramente atribuíble a que todo se ve desde la perspectiva del pequeño Jack.

Además de asistir a un viaje perturbador e imaginar vívidamente una situación tan aterradora, es imposible no reflexionar sobre el poco peso que le damos a las cosas sencillas que simplemente damos por sentadas y olvidamos disfrutar. Es difícil no pensar en cómo se fija la vista sobre ciertos aspectos de la vida, olvidando cómo era eso de “descubrir”. La sensación predominante, a pesar del tono gris y de la dureza de la situación, es la de haber presenciado de cerca la fuerza del lazo entre madre e hijo, redentora y esperanzadora.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.