Juegos satánicos
Julio César Padilla Herrera3
LO MEJOR
  • Que dura poco
  • El sonido y la música son aceptables
  • Las lágrimas de Sarah Hyland
LO MALO
  • Desde antes de llegar a la butaca todos sabemos cómo se desarrollará
  • Esa escena en que a Sophie Dalah le tocó inaugurar el juego, es a la vez hilarante y repulsiva
  • Que provoca mucha indiferencia, es fácil distraerse y dejar de seguir la historia
3Floja
Puntuación de los lectores: (11 Votes)
2.2

miniOTROS TÍTULOS:  Satanic

AÑO: 2016

DURACIÓN: 90 min

GÉNERO: Terror, Thriller

PAÍS: EEUU

DIRECTOR: Jeffrey Hunt

ESTRELLAS:  Sarah Hyland, Steven Krueger, Justin Chon, Clara Mamet.

Las películas de este género varían dependiendo del tiempo en que se las ve. En mi caso por ejemplo, durante la adolescencia las que más miedo me produjeron: Cannibal Holocaust de Ruggero Deodato y The Shining de Kubrick, ambas muy buenas. En la infancia, It de Tommy Lee Wallace, y con mucha vergüenza debo reconocer, Child’s Play más conocida como Chucky: el muñeco diabólico de Tom Holland, una mala y otra peor. Finalmente, hace poco vi The Woman de Lucky McKee definitivamente muy buena. Cada etapa, infancia, adolescencia, juventud y el largo etcétera definen al espectador ingenuo y al que nada lo agita o aterra y  así, cada nueva película de miedo o de terror,  va heredando el reto de ser genuinamente terrorífica para la generación a la que se enfrenta.

Precisamente, Satanic pretende ser para una nueva generación y me parece que de alguna manera procura producir una nueva especie de miedo, un miedo millennial.  Ahora, no es la primera en intentarlo, pues ya otras sugieren que a pesar de el hedonismo actual, los smartphones, redes sociales, los consumos virtuales y todo lo nuevo, siguen existiendo los viejos temores: grupos satánicos, fuerzas del mal y eventos sin explicación racional a los que solo podemos aproximarnos por las historias urbanas o leyendas como la que trabaja esta película.

Captura de pantalla 2016-07-15 a las 7.48.16 p.m.

En desarrollo de la leyenda urbana de Satanic,  se nos pone en la pantalla un momento que no sé si describir como  hilarante o como repulsivo. En el trailer muestran una parte, cuando se agarran las manos y un chica musita unas plegarias satánicas; si va a verla me entenderá. Pero el punto es que ese momento dio origen a la paranoia de los demás personajes y allí había algo que explotar: el director pudo hacernos creer que todo era pura paranoia por el evento traumático que experimentaron pero lamentablemente esta película -mala desde que inicia- no aprovechó ni siquiera eso y así se pierde en toda su insignificancia.

Varios directores saben que seleccionar la música, dosificar los sonidos inesperados y unos cuantos silencios  es parte del triunfo de una buena película de miedo. Me parece que en esto acertó Satanic incluso me hizo pensar que este género es impirateable. Quiero decir, las de miedo son películas que deben verse en cine, la sensación del sonido estremecedor de alguna escena aterradora y un buen par de canciones que le hagan rima solo pueden experimentarse desde la butaca en una buena sala de cine. Aunque claro, esto no basta y mucho menos en un género en el que hace rato no vemos buenos resultados.

principal satanic

Bueno y como lo evidencia la película,  el fenómeno demoníaco no falta. Los muchachos van rumbo a Coachella y en California, la meca del hedonismo, los atrapa -o ellos buscan- cosas oscuras (tienen una obsesión con el tema) y las encuentran. En este punto, cuando ya están frente a frente con el Mal a la película le toca mostrar expresión, del cuerpo y la cara; es la hora de la actuación, el resultado: ningún personaje despierta estremecimiento, lo único rescatable son las lágrimas de Sarah Hyland, ojo no su actuación sino su capacidad para llorar. Ella rescata el componente actuación con ese talento, aunque no es suficiente.

1

Desafortunadamente, es una película que provoca mucha indiferencia, de hecho en la función de prensa noté un montón de lucecitas a mi alrededor porque la mayoría de los asistentes estaba revisando sus celulares y una cantidad considerable se fue antes del final, no los culpo, todos sabíamos que  iba a pasar. A este cine le falta sorpresa, anticiparse, trastornar un poco para que uno no resuelva todo antes de llegar a la butaca.

Sobre El Autor

César Padilla H.
Colaborador (Colombia)

(Quibdó, 1989)

Artículos Relacionados

7 Respuestas

  1. Andrea Garzón

    Una muy buena reseña, para una pésima película, definitivamente tenia tema que explotar, pero el libretista y el director no lo supieron hacer. Buena reflexión sobre lo difícil de este genero que hace tiempo no muestra nada bueno.

    Responder
  2. angela marriaga

    La película realmente se queda corta de argumentos, fotografía, efectos, es la peor película de terror que he visto en los últimos tiempos

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.