Joy: El nombre del éxito
David A. Romero6.5
LO MEJOR
  • Actuaciones y fotografía
LO MALO
  • Sobrevalorada
6.5Interesante

JOY AFICHETÍTULO ORIGINAL: Joy

AÑO: 2015

DURACIÓN: 124 min

GÉNERO: Comedia, Drama

PAÍS: Estados Unidos

DIRECTOR:David O. Russell

ESTRELLAS: Jennifer Lawrence, Robert De Niro, Bradley Cooper, Isabella Rossellini, Diane Ladd, Édgar Ramírez

 

Tal como sucediera con “El lado positivo de las cosas” o “Escándalo americano”, David O.Rusell se encarga de rescatar de un hecho meramente anecdótico todo un despliegue de culebrón dramático y sensiblero para tocar el alma de sus seguidores y sacar la lagrimita de turno.

Como si de costumbre ya se tratara, Jennifer Lawrence vuelve a encabezar estratégicamente el titular del poster de una película de O.Rusell para llevarse todas las ovaciones en la entrega de premios más importante del cine y, respaldándola, Bradley Cooper y Robert De Niro vuelven a mojar prensa en medio de la alfombra roja.

De esta manera, el también director de “El luchador” ha elegido traernos en esta oportunidad el importante apartado de la vida de Joy Mongano, la rubia aquella que se hizo popular a principios de los noventas con su “trapeador milagroso”, convirtiéndose así en una de las primeras reinas de las televentas en los Estados Unidos.

“Joy” entonces resulta no ser otra cosa que una historia más de la Cenicienta americana, bajo la premisa aquella de “querer es poder”, “todo con esfuerzo se logra”, “si lo puedes soñar lo puedes lograr” y la otra cantidad de etcéteras que centenares de filmes ya nos han contado hasta la saciedad, aunque esta se apoye de la estrategia infalible: “basada en un hecho real”.

joy secundaria

Pues si bien la historia real nos exponía un ama de casa que, agotada del trabajo físico que implicaban las labores domésticas, se decidía a crear un instrumento que lo hiciera más entretenido, el filme de O.Rusell lo direccionará al asunto de la búsqueda de los sueños y recuperar al niño interior que cualquier mortal suele extraviar al momento de crecer.

Con largas escenas y diálogos de gran peso dramático, soportados bajo una acogedora fotografía, el director le suministra todo su sello particular a una historia muy convencional que, amén de su buen reparto (prestar atención al latino Edgar Ramírez), hará las mieles de quienes gozan de su estilo y disfrutar de un filme que a su final, quizás dejará esa linda sensación de que se ha visto algo muy inspirador, pero muchas veces contado.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.