Huye
Humberto Santana5
LO MEJOR
  • El manejo "sin pinzas" del racismo, y del falso anti racismo
LO MALO
  • Ideas tan buenas como para haber hecho de ésta una película memorable, pero que se echan a perder en su última parte
5Pasable

TÍTULO ORIGINAL: Get Out

OTROS TÍTULOS: Déjame salir

AÑO: 2017

DURACIÓN: 1h 44min

GÉNERO: Terror / Suspenso

PAÍS: Estados Unidos

DIRECTOR:  Jordan Peele

ESTRELLAS: Daniel Kaluuya, Allison Williams, Bradley Whitford, Catherine Keener

 

Aunque quizás muchos no tuvimos oportunidad de vivirlo en el pasado, varias décadas atrás, el género cinematográfico del terror no fue siempre lo que es hoy. Cuando se proyectaron por primera vez películas como El gabinete del Dr. Caligari (1920), Psicosis (1960) o El bebé de Rosemary (1968) -por mencionar algunas-, el terror no era un género manoseado, explotado hasta el cansancio utilizando una y otra vez las mismas fórmulas efectistas, postrado sin remedio ante los intereses netamente comerciales, consumibles masivamente al mismo ritmo de las crispetas de maíz. La atracción que generaron las buenas películas de terror de otras épocas fue el comienzo del fin. Cada vez fue más difícil encontrar un Tiburón (1975), un Alien el octavo pasajero (1979) o un Resplandor (1980). A pesar de esto, aunque con cierta desesperanza, algunos seguimos buscando ese esporádico Sexto sentido (1999) o ese Déjame entrar (2008).

Proyectada secretamente a la media noche durante el Sundance Film Festival y bien recibida por una buena parte de la crítica, Get Out, o Huye -como se le llamó aquí-, era un buen prospecto. Y después de verla, se puede entender por qué. Huye tiene algo que la hace diferente, que la separa de las rápidamente olvidables, y es el manejo desparpajado que le da al racismo, al falso anti racismo, y a las relaciones entre personas de diferente raza. Si bien lo hace como elemento meramente argumental al servicio de la trama macabra, sin la más mínima intención de críticas o polémicas, sorprende positivamente el tratamiento sin tabúes ni complejos, logrando con naturalidad lo que quizás muchas películas, con fondo centrado en temas raciales, quisieran lograr.

Pero una cosa es que una película haga algo bien, y otra que sea una buena película, y en este sentido el manejo del tema racial no debe sobrevalorarse. Get Out está repleta de buenas intenciones, palpables fundamentalmente en su primera parte, bien llevada por su novato director de una manera que engancha en su trama, pero terminan siendo intenciones que se abandonan radicalmente para la última parte de la película. Del manejo elegantemente intrigante, psicológicamente tensionante y con visos hitchcockianos, pasa a un remate predecible, plagado de incoherencias, re-encauchado y efectista, digno de un (inventemos un título para no herir susceptibilidades) “Hachazo mortal VII”.

Haciendo a un lado la desilusión de las promesas que nos hace y termina sin cumplir del todo, la película nos deja entonces un tratamiento interesante de las problemáticas raciales, una mezcla por momentos refrescante de terror-comedia, un par de actores (Catherine Keener y Daniel Kaluuya) que logran desencasillarse -sin brillar, pero con éxito- de sus papeles usuales en películas dramáticas y cómicas, respectivamente, y un director novato pero que promete mucho. Por último, no obstante todo lo dicho, Huye será quizás el condimento ideal para las crispetas en la sala de cine, justificando así plenamente el costo de la boleta y engordando el resultado de la taquilla.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.