En el corazón del mar
Diego Montejo6
LO MEJOR
  • A nivel visual resulta espectacular.
  • No está mal para pasar el rato.
LO MALO
  • El guión demasiado convencional para la historia que quiere adaptar.
  • Los personajes, sin inspiración.
  • El tramo final monótono y vacío.
6Interesante

OTROS TÍTULOS: In the heart of the sea

AÑO: 2015

DURACIÓN: 121 min

GÉNERO: Supervivencia, Drama, Historia, Aventura

PAÍS: Estados Unidos

DIRECTOR: Ron Howard

ESTRELLAS: Chris Hemsworth, Cillian Murphy, Brendan Gleeson, Benjamin Walker.

 

 

“De ti esperan un líder fuerte; encuentra eso en ti mismo y te ganarás su respeto, sin respeto la disciplina se va por la borda” – Jack Aubrey (Master and Commander)

Es complicado no encontrar relación entre el mar y la épica; se han escrito infinidad de obras sobre los viajes de marineros a parajes olvidados, obsesionados con la búsqueda de riquezas y partícipes de batallas cruentas con finales de infarto. Sin embargo, todas esas historias usualmente se basan en jerarquías, en el inequívoco arte de la capitanía marítima que obligaba por respeto y meritocracia a rendir honor a los capitanes piratas o a los oficiales navales. En general cada obra buscaba convertir a esos líderes en protagonistas absolutos de sus obras pues en los relatos de ultramar la figura del capitán de navío es casi tan importante como Clint Eastwood en el Spaguetti Western y por lo tanto casi toda obra basada en tan rico universo pivota sobre la disciplina y respeto jerárquico.

El relato de Moby Dick no es la excepción; de hecho, es la constante de la disciplina llevada al extremo enfermizo del abuso de un capitán con sus subalternos en una frenética carrera hacia la autodestrucción a causa de la enfermiza obsesión del capitán por una ballena de inimaginable tamaño. En Moby Dick se juega, y es aberrante el resultado, con las jerárquicas, convirtiendo al misterioso capitán Ahab en un personaje histórico para la literatura, no solo por su valentia y perseverancia, sino también como una moraleja anacrónica del poder y lo absurdo de la venganza. Sin embargo y aunque la realidad tras la obra de la gran ballena es parcialmente ficción, los hechos acontecidos por el Ballenero Essex fueron realmente producto de la lucha entre dos egocéntricos mandos, el capitán George Pollard y el primero al mando Owen Chase.

Pero la historia de los dos hombres y la pérdida del Essex no son tan épicas como la obra que inspiraron y por lo tanto adaptarla requería un esfuerzo doble y era un reto náutico que Ron Howard afrontó en el Corazon del mar, llevar a la gran pantalla el hecho histórico y maquillarlo suavemente con la obra de ficción que después vino. Lamentablemente nunca termina de entender cómo dirigirse al espectador, funde los doscientos millones de presupuesto en efectos especiales y manda el guión al fondo del océano.

Como decía anteriormente, prácticamente todas las obras marítimas requieren la concepción de un personaje eminente, ya sea uno con personalidad propia o simplemente un constructo social (como puede ser el capitán de Moby Dick) pero en todo caso uno al que el lector/espectador pueda anclarse, admirar, odiar o del cual preocuparse como es el caso de los dos protagonistas de esta historia. No es coincidencia que el inicio de la reseña sea una frase de Master And Commander (película que recomiendo) sobre los capitanes en la época del descubrimiento y después de este. Es ahí donde En el corazón del mar se complica sola y nos pone desde el inicio a dos personajes a priori “principales” que deben soportar todo el peso de la película, el capitán Pollard (Benjamin Walker) y el primer al mando Owen Chase (Chris Hemsworth) vistos desde el prisma del narrador durante su niñez, Thomas Nickerson (Brendan Gleeson viejo y Tom Holland en la época del naufragio) y lo que parece tener una apariencia deslumbrante con dos protagonistas antagónicos enfrentados se desdibuja en la más vaga, inocua y vacía construcción de personajes. Nunca ambos tienen carisma para soportar la película, nunca el guión les da momentos importantes  ni  logra que el espectador se preocupe por ellos y eso, en un largometraje de supervivencia, es un error que ni siquiera  puede permitirse una película de este tipo. Nunca sentimos que sean lideres o verdaderos adalides de cordura y estrategia naval. La película los pone en trayecto a la caza de ballenas hasta el encuentro en el más extremo pacífico occidental con el cachalote que inspiraría a Moby Dick y cuando llega el momento de ponerlos a prueba ninguno, literalmente ninguno, logra acaparar pantalla o importar en lo más mínimo. El guión no se sostiene y se ve todo el tiempo supeditado a lo que la imagen imponga.

Es en el apartado visual que la película cumple con creces. Ron Howard es un director de singular estilo tras las cámaras y repite ciertos excesos visuales que se permitía en Rush (su anterior largometraje) con frenéticos enfoques de cámara; sumerge la cámara para dar sensación de ahogo y con continuos (y espectaculares) planos cenitales para darle proporción de inmensidad al espectador. Lamentablemente mientras la película transcurre pierde fuelle, pasa de la cacería frenética a la  monótona supervivencia humana. Se equivoca en su planteamiento pues cuando la película se acerca más a la realidad del suceso histórico requiere mejor guión que espectacularidad (no hay nada de espectacular en una barca por noventa días), algo que no tiene.

Me gustaría escribir lo contrario sobre En el corazón del mar, pero lamentablemente su enfoque es tan convencional, tan vacío, tan soso y tan falto de alma que no queda más que reprobarla, no hay manera alguna de que el espectador sienta urgencia o devastación con los sucesos que afronta el Essex y su tripulación. Es una pena que un director tan interesante como Ron Howard, una obra tan espectacular y tanto dinero se vayan por la borda gracias a un planteamiento tan equivocado. La película quizá habría funcionado mejor si adaptara la sombría y enfermiza historia de Moby Dick al completo y no solo en la historia real que inspiró al libro. En el corazón del mar no es estrictamente una mala película, pero es lo suficientemente convencional para pasar tan inadvertida como la ballena que presenta en cinco minutos.

Sobre El Autor

Diego Solorzano
Colaborador (Colombia)

Colaborador

Artículos Relacionados

3 Respuestas

  1. Valeria L

    Es una excelente película. Me parece que el diseño de producción en El Cazador y la Reina del Hielo es grandioso, incluyendo los efectos que utilizan, cuando supe que el elenco de Blancanieves y el cazador aparecería en esta película, leí muchas críticas que esperaban que no apareciera Kristen Stewart. En mi opinión creo que estuvo bien así. (Les dejo la liga si quieren verla próximamente: http://co.hbomax.tv/movie/TTL608651/El-Cazador-Y-La-Reina-Del-Hielo) A pesar de no ser una gran película, puedo decir que tiene puntos a favor, no me refiero sólo al elenco, el guion no es malo, es un poco flojo, pues creo que le apostaron más a la producción.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.