El rey de los ladrones
Humberto Santana5
LO MEJOR
  • Su elenco y la historia en que se basa la película
LO MALO
  • Lo plana que resulta
5Regular

TÍTULO ORIGINAL: King of Thieves

OTROS TÍTULOS: Rey de ladrones

AÑO: 2019

DURACIÓN: 1h 48min

GÉNERO: Crimen, Drama

PAÍS: Reino Unido

DIRECTOR:  James Marsh

ESTRELLAS: Michael Caine, Jim Broadbent, Tom Courtenay, Charlie Cox, Michael Gambon, Ray Winstone

 

Brian Reader ha sido hasta ahora el ladrón más prolífico del Reino Unido, sumando sus fechorías más de £200 millones. De muchacho ayudante de carnicero a una vida de lujos (pero sin exageraciones para mantener un perfil mesurado), “The Guv’nor” o «The Master» fue el cerebro de los hurtos más famosos de la Gran Bretaña debido al monto, a lo ingenioso de los robos, así como a su forma de evitar el uso de la violencia. Llamado en su momento el último de los «gentleman thieves», sus trabajos más llamativos incluyen los robos del Lloyd’s Bank en Baker Street, el Central London Bank a través de un túnel y por supuesto el más reciente en Hatton Garden, tema central de la película.

Convertido ya en un hombre de familia, a pesar de sus casi ochenta años, de su cáncer de próstata y de haber prometido a sus seres queridos mantenerse alejado del crimen, tras la muerte de su esposa de toda la vida, buscando -según se conoció- la emoción de un «último y retador trabajo» (tema del libro de Tom Pettifor y Nick Sommerlad, One Last Job), Reader planeó cuidadosamente el robo del depósito de seguridad del distrito de joyerías londinense de Hatton Garden, donde irónicamente se habrían distribuido durante los años muchas de las joyas de sus robos anteriores. Durante el fin de semana de Pascua de 2015, la banda luego conocida como «Dad’s Army» por la avanzada edad de los integrantes, logró saquear ingeniosamente más de 70 cajillas de seguridad llenas de diamantes, oro, joyas y dinero.

 

 

Para su película, el director James Marsh suma a esta atrayente historia un elenco conformado por leyendas británicas, encabezadas por el icónico Michael Caine interpretando a Reader, pero contrario a lo esperado, el resultado no logra acercarse a ser lo atrapante que fue la historia real.

 

 

Marsh parece no querer caer en efectismos, pero a cambio de aprovechar la magia del cine en un tipo de película que otorga más libertades que otras, lo emocionante termina aplanándose, lo que pudiese ser absorbente termina siendo apenas llamativo. Uno de los elementos más interesantes de la película es el uso del humor por parte de estos septuagenarios, pero si bien arranca varias sonrisas genuinas, es esporádico y no se siente realmente integrado al todo. Y esta falta de cohesión también es evidente en la intensión -que se queda solo en eso- de profundizar en los conflictos entre los integrantes de la banda, en paranoias e intrigas que terminan siendo parte de su caída. Si volvemos a la historia y a su elenco (los únicos que no decepcionan) es inevitable sentir que Marsh tuvo oro y diamantes en sus manos, que termina tan solo logrando vender como joyería común.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.