Día del Atentado
Diego Solorzano7.5
LO MEJOR
  • Espectáculo solvente, un ritmo bien medido y una historia solida.
  • Dirección impecable
LO PEOR
  • Historias secundarias con poca tracción, poco interesantes.
  • Una banda sonora que pudo ser mejor.
7.5BUENA

TÍTULO ORIGINAL: Patriots Day

AÑO: 2016

DURACIÓN: 2h 13min

GÉNERO: Drama, Thriller

PAÍS: Estados Unidos

DIRECTOR: Peter Berg

ESTRELLAS: Mark Wahlberg, Michelle Monaghan, J.K. Simmons

 

Día del Atentado parte de la idiosincrasia y pánico generado por el terrorismo internacional en una sociedad demasiado ensimismada con sus propias  tradiciones patrióticas y en los miedos y estigmas que por años el aislamiento y su propio excepcionalismo han derivado en la sociedad de a pie, grupos de personas que siguen sus vidas con despreocupación pero siempre con un enfoque inherentemente pro americano en el cine, algo que usualmente aleja al espectador internacional y acaba segregando o etiquetando la película con un ‘subgénero’ en sí mismo de cintas extremadamente patrióticas, películas que telegrafían sus propios intereses a millas de distancia y se hacen predecibles, así como directores que se adscriben a esta “impersonalidad” impuesta por hechos reales hipertrofiados con el prisma americano.

Peter Berg ha demostrado en algunas ocasiones ser un director perfecto de acontecimientos reales pero también lo suficientemente pulcro y patriota como para firmar una película de estas características, un director que a veces reemplaza a Michael Bay aunque este último esté más desligado de super franquicias con robots automóviles o encasillamiento temático. Sin embargo con las últimas tres películas de su director, Día del Atentado se antojaba interesante como mínimo, una historia simple, pequeña y contenida que seguramente sería perfecta para el actual Clint Eastwood en la silla de director.

Así pues, la cinta que hoy nos atañe a pesar de ser demasiado autorreferencial a su propia sociedad y burbuja de realidad, logra de algún modo escapar de su propio juego y volver a situar en el mapa a un director que, aún con vicios repetitivos, parece estar buscando una identidad estilística poderosa o al menos lo suficientemente interesante como para devenir en este solido drama de hechos reales.

Existen dos modos de confrontar y dirigir películas como Día del Atentado, el sencillo habría sido centrar la figura del héroe todo terreno y la fe de este en los estamentos socioculturales de su propio país y ciudad, el otro modo es el que escoge Peter Berg para el corte final y no podría haber sido más acertado. Berg vuelve con su actor fetiche Mark Wahlberg en el papel protagónico, no obstante de manera inteligente y muy acertada decide dejarlo de lado durante gran parte de la cinta mientras dedica material temático a la cara más oculta del atentado de 2013: Los hermanos Tsarnaev responsables del ataque, una pareja de jóvenes terroristas que, aunque no termina de explotar como personajes profundos, es lo suficientemente interesante para mantener al espectador por más de dos horas atento a la gran pantalla. Sin duda habría deseado más enfoque y humanización por parte de los hermanos (sobre todo el joven Tamerlan Tsarnaev) pero en una película de estas características es de agradecer el intento por explotar al máximo los personajes secundarios.

Sin embargo esta fortaleza funciona únicamente si el guion logra mantener en nivel a todos los protagonistas y lamentablemente Día del Atentado tropieza algunas veces con ramas sub dérmicas menos  directas y más emocionales. No es para menos que su director aún no logre encontrar el tono correcto con el que narrar el terror causado por el ataque terrorista y lo deja todo en manos de los intérpretes. Wahlberg mantiene el ritmo y confía ciegamente en su personaje, lamentablemente los demás secundarios víctimas se quedan cortos y resultan innecesariamente farragosos. Afortunadamente este punto negativo se maquilla a veces con la sensación de espectacularidad que caracteriza a Berg.

Antes de Dia del Atentado, su director nos había regalado la impresionante ‘Marea Negra’ una película muy parecida en planteamiento y con ciertas similitudes estilísticas. Berg no traiciona la formula en su última película y sabe cómo racionalizar y racionar el espectáculo, esta vez fuera de hechos o acontecimientos masivos, Berg asume la batuta del director rítmico de la orquesta y dosifica las explosiones, los tiroteos y los conflictos a gran escala, de manera sorpresiva cambia el chip al que nos tenía acostumbrados (incluso a los menos entusiastas de su filmografía) y logra imprimir ritmo salvaje a la obra aún con la duración del largometraje jugando en su contra y los tropiezos narrativos. La película es un portento visual, con una fotografía limpia y sin colores saturados o quemados, dando paso a los encuadres más estáticos intercalados con el cámara en mano para las escenas de acción, resultando más creíbles y certeras sin caídas o puntos muertos. Nuevamente Berg es un artesano del espectáculo.

Como punto aparte, la banda sonora es algo decepcionante viniendo de Trent Reznor  y Atticus Ross pues aunque es correcta, podría haber sido mucho más contundente a la altura de las demás bandas sonoras de la carrera de ambos intérpretes. Un punto a mejorar que sin duda daría mucho más empaque a la obra.

Finalmente, Día del Atentado es una película sólida y aunque su duración pueda resultar exagerada e innecesaria, es un entretenimiento de primera que se descuelga completamente de cualquier clase de subgénero patriota. Sí, aún conserva tintes de su propio país (y no lo culpo) pero Berg evoluciona y nos brinda una película más que sobresaliente y muy digna de verse en cines, incluso con un tema tan distante y difuso como el ataque de Boston en 2013.

Sobre El Autor

Diego Solorzano
Colaborador (Colombia)

Colaborador

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.