El Ártico
Humberto Santana6.5
LO MEJOR
  • Mads Mikkelsen, la cámara y el mensaje subyacente
LO MALO
  • Su ritmo y la escasez de elementos para conectarse a fondo con la película
6.5Interesante

TÍTULO ORIGINAL: Arctic

OTROS TÍTULOS: Ártico

AÑO: 2018

DURACIÓN: 1h 38min

GÉNERO: Drama, Aventuras

PAÍS: Islandia

DIRECTOR:  Joe Penna

ESTRELLAS: Mads Mikkelsen, Maria Thelma Smáradóttir

 

El Ártico es el primer largometraje como director del brasileño Joe Penna, quien inició su carrera en YouTube consiguiendo más de tres millones de suscriptores. Esta película -de la cual Joe Penna es además guionista- logró llamar la atención del gran actor Mads Mikkelsen, lo cual no es poca cosa, y como dato curioso inició siendo una historia en Marte. En una decisión seguramente acertada, terminó adaptándose al igualmente inhóspito Ártico, en donde el protagonista Overgård (Mikkelsen) ha sido el único sobreviviente de un accidente aéreo, esperando su rescate día tras día.

 

 

En una película en la que apenas hay unas pocas líneas de diálogo (más exactamente monólogos), Mikkelsen no solamente es el protagonista: él es la película. Su actuación es impecable como de costumbre, llena de vitalidad y realismo, aunque quienes afirman que es la mejor de su carrera corren el riesgo de minimizar papeles como el de Niels en Open Hearts o el de Lucas en The Hunt.

El Ártico transcurre como transcurren los días de Overgård, paso entre paso y atrapado en las únicas rutinas posibles en semejante desierto, en parte destinadas a sobrevivir, en parte buscando ser rescatado. Y si bien la película de Penna captura en muchos aspectos la cruda realidad de la situación -lo cual no deja de ser atractivo- también hay que decir que El Ártico no es para todos los gustos. Su ritmo quiere reflejar lo estático de la desolación helada, lo increíblemente bello pero después monótono de sus paisajes, al igual que la tenacidad y la resistencia en medio de la desesperanza, pero los elementos que pueden servir de gancho para conectarse emocionalmente con la historia y con Overgård, no obstante la sobresaliente actuación de Mikkelsen, son escasos y exigen una predisposición que no siempre se tiene o que no se siempre se logra.

 

 

Queda sin embargo un potente mensaje sobre la resiliencia humana, y principalmente sobre cómo, sin importar lo extremo de la circunstancias, las personas tendemos a buscar nuestra zona de acomodo, y muchas veces son los valores más elevados, como la solidaridad, los que terminan haciéndonos mover hacia adelante y lograr lo que de otra forma no se alcanzaría.

 

Sobre El Autor

Humberto Santana S.
Dirección Distinta Mirada

Dirección Distinta Mirada

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.