Dheepan
Sebastián Hinestrosa7.5
Humberto Santana8.5
LO MEJOR
  • La exploración temática
  • La banda sonora creada por el niño renegado de la música electrónica: el Dj Nicolas Jaar
LO MALO
  • Probablemente el ritmo
8Buena

DHEEPAN AFICHETÍTULO ORIGINAL: Dheepan

AÑO: 2015

DURACIÓN: 114 min

GÉNERO: Drama

PAÍS: Francia

DIRECTOR: Jacques Audiard  

ESTRELLAS: Jesuthasan Antonythasan, Kalieaswari Srinivasan, Claudine Vinasithamby

Califiqué Dheepan del director Jacques Audiard sin dejar contaminar mi juicio por el hecho de que el filme se ganara la Palma de Oro en Cannes en 2015, tampoco afectó mi sensatez que el jurado en Cannes estuviera presidido ese año por los maravillosos Hermanos Coen, partícipes directos de otorgar el premio, y de ninguna manera afectó mi criterio que la película fuera dirigida por Jacques Audiard, uno de los grandes representantes del cine francés contemporáneo y autor de la magnifica película Un profeta (2009). Además, confieso que traté de ser más solemne de lo normal para comentar un filme con esos pergaminos pero no pude.

En primera instancia, podría proceder describiendo la película y, consecuentemente, en segunda instancia, podría seguir analizando detalles técnicos de fotografía, arte, sonido, etc. y proseguir con un examen de la historia para finalizar con una conclusión decisiva y segura. Pero hoy no voy a hacer eso (reseñas de este tipo de una película ganadora de la Palma de Oro existen por miles). Hoy voy a tratar superficialmente la raíz ideológica de dos temas centrales de la película para que cuando el lector la vea se prepare y se plantee los interrogantes temáticos que pretende abrir Audiard con Dheepan. Los temas son: el estado y la familia. Ignoraré en este caso la inmigración, tema protagónico en la película.

DHEEPAN SEC 2

Tanto “el estado” como “la familia” tienen en común que son una institución social. Esto quiere decir que son instituciones creadas por el hombre, por ende, se podría decir bajo este parámetro que son instituciones convencionales. Es decir, por ejemplo, en el caso de la familia: existen padres, existen hijos, existen abuelos por naturaleza, es cierto; el comportamiento familiar, hasta cierto punto, puede ser “instintivo” y, por ende, natural, pero el concepto de familia no lo da la naturaleza, lo crea el hombre y es convencional y arbitrario en la misma medida en que lo es una norma o una división estatal. Lo mismo pasa en el estado: existen presidentes, estados benefactores (¿Francia?), estados de naturaleza (¿Sri Lanka?), ciudadanos, democracias, pero todos estos conceptos son creados y aplicados por el hombre bajo su criterio. La creación y la aplicación es análoga para “la familia” y para “el estado” (no entraré a un debate sobre el iusnaturalismo y el derecho positivo, eso será para otro día. Igual el lector puede sospechar mi punto de vista).

Eso permite, por ejemplo, a Platón en su ciudad-estado ideal que propone La República formular que una ciudad ideal sería sin lazos familiares: él concibe su república como una en el que no existan esposas ni hijo únicos sino una comunidad en el que se comparten estas relaciones, probablemente con tremendos parangones sexuales, y que vive para la justicia. Y, según este autor, así podría haber un estado justo. Existen posturas, como las cartas magnas de ciertos países, que definen la familia como núcleo fundamental de la sociedad. Y esta es una ideología base para concebir el estado y sus leyes. Posturas hay infinidades, lo cierto es que la existencia de la posibilidad de esas posturas dejan de manifiesto que tanto la familia como el estado son instituciones llamadas al debate.

Esa es la exploración temática de Audiard. Espero que disfruten la película.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.