De tal padre, tal hijo
Autor9
9Notable
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
8.8

TÍTULO ORIGINAL: Soshite Chichi Ni Naru

OTROS TÍTULOS: Like Father, Like Son

AÑO: 2013

DURACIÓN: 121 min.

GÉNERO: Drama

PAÍS: Japón

DIRECTOR: Hirokazu Koreeda

ESTRELLAS: Masaharu Fukuyama, Machiko Ono, Rirî Furankî, Megumi Morisaki, Yôko Maki

 

La cultura japonesa es quizás una de las que mayores diferencias tiene con las culturas latinas, y esto sin duda se ve reflejado en su cine. Es otra su velocidad, los códigos de expresión son diferentes, desde una perspectiva desprevenida y ligera pudiera calificarse de demasiado acartonado y frío.

El impacto emocional de “De tal padre, tal hijo”  supera holgadamente estas barreras aparentes, y conmueve  profundamente.

De tal padre tal hijo (Poster) Distinta MiradaDos familias muy diferentes, con sus hijos mayores cerca de los seis años de edad, se enteran de que fueron intercambiados en el hospital justo después del parto. Se enfrentan así a un dilema de dimensiones descomunales. Tratar de enmendar el error ocurrido y buscar una fórmula civilizada (si es que en un caso como este algo así existe) para reintegrar a cada niño con su familia biológica, o seguir construyendo sobre el lazo de sus hijos “adoptivos”, a los que sin duda aman profundamente,  aprendiendo a convivir con el hecho de que sus hijos biológicos vivirán siempre separados de ellos.

El drama se centra en una de las familias, la más adinerada, la más estricta y tensa. La motivación principal del padre es el éxito en su trabajo; cree firmemente en este ejemplo como modelo de educación para su hijo. Como muchos padres, quizás de una forma no consciente, orienta su dinámica familiar a que su hijo incorpore en su personalidad lo mejor de sus padres, superando además todos los aspectos que el padre siempre quiso mejorar de si mismo. La película hace evidente ese impulso interno de heredar del padre, de continuar un legado, y desde esta perspectiva es que plantea su dilema: no es acaso lo correcto y lo natural, pasar ese legado a su propia sangre?

La sutileza para inducir los cuestionamientos y reflexiones se aleja radicalmente de las manipulaciones emocionales como fin, como suele ocurrir con este tipo de temas en las películas de otras latitudes. Un ejemplo de esto son dos imágenes, fugaces pero con la suficiente fuerza para hacer que se graben. En una aparece, al fondo pero en foco, el vaso del padre adoptivo con el pitillo (sorbete o pajilla) masticado, y más adelante el vaso del hijo, que a pesar de aparecer borroso y desenfocado, deja notar que su pitillo también está masticado. La otra es una toma sobre las teclas de un piano, donde padre adoptivo e hijo tocan alguna melodía a dos manos, la una de adulto y la otra pequeñísima, absolutamente coordinadas.

Obedeciendo al título, el drama de la madre convive en un segundo plano, restringido y de alguna manera condenado por un entorno machista. Este plano sin embargo solo es segundo en apariencia, pues es el lazo de la madre el que se muestra siempre irrompible, inmune al curso que tomen los destinos.

“De tal padre, tal hijo” hace reflexionar sobre la esencia de los lazos familiares mediante esta historia llena de emotividad, que plantea un ejemplo más de cómo las situaciones extremas de la vida solo tienen dos posibles consecuencias: nos quiebran, o nos fortalecen. Lo cierto es que no nos dejan igual.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.