the-babadook-posterTÍTULO ORIGINAL: The Babadook

AÑO: 2014

DURACIÓN: 93 min

GÉNERO:  Suspenso, Terror, Drama

PAÍS: Australia

DIRECTOR: Jennifer Kent

ESTRELLAS: Essie Davis, Noah Wiseman, Daniel Henshall

 

Los géneros en que se clasifican las películas automáticamente hacen que, antes de verlas, tendamos a encasillarlas, a asociarlas a los estándares que han definido el género y hasta hacen que imaginemos el tipo de escenas que veremos. Así, si una película es de terror, lo primero que viene a la mente son escenas sangrientas. Rara vez pensamos en una película de este género que se limite a tensionarnos durante dos horas, a atormentarnos con la suerte que puedan correr los personajes ante la amenaza y el peligro, sin que sus imágenes sean necesariamente “escalofriantes”. Babadook es más lo segundo que lo primero, siendo un logro de la película el crear una atmósfera tensionante, confusa, amenazante, en contraposición a las que logran asustar siendo predominantemente violentas.

Los libros, los bien escritos, tienen a su alcance el poder ilimitado de la imaginación. Y esto es particularmente evidente en los niños. Cómo olvidar la manera en que se iban construyendo mundos fantásticos en nuestra cabeza, cuando nos leían historias y cuentos. Este es el eje de la trama de Babadook: una madre viuda suele leerle cuentos a su hijo pequeño, antes de dormir, y una noche se cruza con El Babadook, el cuento ilustrado de un personaje simple en apariencia, pero que termina convirtiéndose en una presencia siniestra.

babadook interna

Retratando un entorno a la vez cotidiano y bizarro, algo por si solo esquivo de alcanzar, la película logra borrar convincentemente las líneas entre realidad y ficción. Durante buena parte de la película no se sabe si este personaje malvado está en la cabeza del niño, en la de la madre, o si es el producto de algo que cobra vida por alguna vía sobrenatural. La ambigüedad es el eje central de la perturbación que produce esta historia. La alienación y el desequilibrio sicológico latente son dos ingredientes más, maquiavélicamente agregados a la mezcla, pues complementan el cuadro unos personajes centrales solitarios, aislados y agobiados, cada uno a su manera, cobijados por la sombra de la muerte del esposo justo en el día del nacimiento del hijo; un vacío que la madre nunca pudo superar, al punto que el niño nunca ha podido celebrar sus cumpleaños en su día, por ser el aniversario de la muerte de su padre.

Y esta profundización en los caracteres, muy bien logrados por Essie Davis en el papel de la madre, y Noah Wiseman en el papel del niño, conocerlos mejor y conmoverse con su historia, no hace más que multiplicar el efecto angustiante, al lograr que nos importe genuinamente la suerte que puedan correr. Este juego de ambigüedad e identificación, inteligentemente manejado por la directora Jennifer Kent, es parte de lo que hace que esta película de “terror sicológico” valga  la pena tanto para amantes del género, como para los que no lo son tanto.

El miedo, la tensión, la angustia, esos estados tan indeseados en la vida real, encuentran en el cine la oportunidad de ser explorados sabiendo que después de un par de horas empezarán a desaparecer. La adrenalina que pueden producir, como quien se sube a una montaña rusa, son quizás la razón principal de su atractivo, lo que Roberto Galar llamaría “pasarla bien pasándolo mal”. Babadook, además de tener presente este elemento, hace cuestionarse si vencer los miedos significa combatirlos, o aprender a convivir con ellos. Cualquiera que sea el caso, se requiere valor.

Babadook
Autor7.5
7.5Buena
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
7.1

Sobre El Autor

Humberto Santana S.
Dirección Distinta Mirada

Dirección Distinta Mirada

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.