Antes De La Media Noche
Autor6
H. Santana (Dirección Distinta Mirada)6
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
5.5

TÍTULO ORIGINAL: Before Midnight

OTROS TÍTULOS: Antes del anochecer

Desconfío de las segundas partes. Que decir de las terceras y Dios nos guarde de las cuartas. Lo que es bueno ha de serlo en sí mismo sin ninguna expectativa de alargue. En lo que al cine se refiere me atrevo a pensar que nunca una buena película se ha hecho pensando en una segunda parte. Añadidos de este tipo suelen ser, las más de las veces, aprovechamientos comerciales del éxito cosechado por la película inicial. En unos pocos casos los eslabones de la saga logran un sentido de consistencia y coherencia y son, más que segundas o terceras partes, el seguimiento natural de una historia que dejó insinuada la necesidad de su continuidad.

Antes del Anochecer, la tercera de las películas de Richard Linklater sobre la relación amorosa entre Céline (Julie Delpy) y Jesse (Ethan Hawke), es una historia forzada y recargada que dista mucho del encanto y del brillo de sus predecesoras. Podrá decirse – y de hecho mucho se ha dicho – que en esta oportunidad la pareja protagonista toca tierra y muestra como ha pasado de los arrebatos y ensoñaciones juveniles a las arideces, hoscas no pocas veces, de la edad adulta. Eso es cierto como cierto es también que ninguna relación de espíritu, carne y hueso conserva el cosquilleo y el asombro de los primeros momentos. Pero una cosa es la constatación un tanto perogrullesca de que las relaciones amorosas mudan constantemente sus expresiones y formas y otra, bien distinta, que Antes del Anochecer haya logrado hacer de ello una buena película.

En esta oportunidad Grecia es el escenario en el Céline y Jesse (en este orden, no lo duden) intercambiarán pareceres sobre sus visiones de la vida y la relación de la pareja. Lo harán ya no el uno ante el otro en un intercambio, gozoso o doloroso, de percepciones y sentimientos sino, el uno sirviéndose del otro como megáfono para retransmitir, en tono constante de reproche, sus puntos de vista y sus sesudas disertaciones.

No es un guión lo que hace el trío Linklater, Delpy y Hawker; es un amasijo amorfo donde cada uno mete lo suyo exorcizando sus fantasmas y sus decepciones amorosas y entronizando, sin coherencia alguna, sus propias razones. El resultado es una aburrida sucesión de diálogos que por pretenderse profundos y complejos terminan siendo tediosos y cansinos. No son pocos los momentos en que el espectador fatigado quisiera pedir, no tanto una pausa, como el fin de tan extenuantes, no diálogos, sino monólogos cruzados.

No se me mal interprete. No es que Antes del Anochecer hubiera sido una buena película si hubiese mantenido el sueño almibarado de sus hermanas menores. No, no es eso. Es que a mi juicio no es una buena película porque carece de historia, porque sus personajes parecen las pobres marionetas los actores que los encarnan, porque sus escenarios y fotografía son unos apenas agregados sin vida y porque no logra esa captura convincente propia de toda buena película. No importa si el mensaje fue, como en Antes del Anochecer, que el paso del tiempo lo deslíe casi todo al interior de la pareja o que de pronto hubiera sido, ingenuo y cándido como en las novelas de Corin Tellado, que el amor lo supera todo. En el cine no importa el sentido del mensaje sino la contundencia de su transmisión. Antes del Anocher ni envuelve, ni transmite, ni desestabiliza. Se limita a mostrarnos, al punto de un exceso chocante, sobretodo a una Delpy obsesionada en mostrarse a sí misma a través de sus maltrechos personajes.

Me quedo contigo Céline cuando no te le parecías. Así, como antes se te veía…

Sobre El Autor

Andrés Quintero M.
Dirección Distinta Mirada

Dirección Distinta Mirada

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.