Anomalisa
Diego Montejo9
Humberto Santana9
LO MEJOR
  • El guión cargado de simbolismo y un subtexto excelente
  • Un trabajo de doblaje excelso, trasciende a su género
  • Dirección intima y surreal
LO MALO
  • A nivel personal, su final
9Notable

anomalisa-posterTÍTULO ORIGINAL: Anomalisa

AÑO: 2015

DURACIÓN: 90 min

GÉNERO: Drama, Animación

PAÍS: Estados Unidos

DIRECTOR: Duke Johnson, Charlie Kaufman

ESTRELLAS: David Thewlis, Jennifer Jason Leigh, Tom Noonan

 

Muy pocas veces el cine da como resultado obras de arte como Anomalisa, es complicado encontrar entre mares de películas de mediocre realización o directamente parcas en contenido espacio para obras como la que estoy por analizar pues incluso a nivel económico no sale realmente rentable para un autor como Charlie Kaufman conseguir apoyo para dirigir y producir esta peculiar joya del séptimo arte y es por esa razón que la comunidad se volcó en su apoyo y gracias a una campaña de Kickstarter exitosa la mente maestra de su guionista y director dio luz una de las mejores películas del año y de lo que vamos de década aun cuando transpire rareza y una dificultad añadida para el espectador que va esperando un largometraje de fácil digestión. Anomalisa no es sencilla (como tampoco lo fue el debut de Kaufman en dirección) pero congratula al paciente espectador que entra en su juego con una obra inédita en años que aunque no está exenta de fallos se convierte en un difícil rival a batir por parte de Pixar (como es costumbre) este año en la categoría de Mejor película de animación. Obviamente quiero recalcar que esta película no es apta en ningún sentido para menores de edad.

Describir conceptualmente Anomalisa es una tarea ardua y despectiva hacia el rompecabezas psicológico que impone la historia de Michael Stone, un ejecutivo cansado de la vida que encadena episodios depresivos y de extrema soledad pese a tener una familia que lo ama y espera en casa pero que no resulta suficiente para un hombre harto de la monotonía diaria que compone su decadente vida, tanto como para obviar el rostro de los seres humanos que le rodean, sus voces parecidas unas con otras y totalmente olvidables, un ego desbordante que contagia su aterradora forma de ver el mundo con un manto grisáceo de nihilismo y patetismo. Sin embargo,  en un viaje de negocios descubre algo que le cambiará para siempre la vida, una voz distinta, una mirada diferente, una anomalía en su vida.

Anomalisa.

No es necesario describir más el corazón del largometraje y recomendaría al espectador que fuera inmediatamente a verla sin siquiera vislumbrar el trailer que no le hace justicia a la obra maestra psicológica, simbólica y meta narrativa que nos ha dado el mejor guionista en activo del cine contemporáneo, Kaufman imbuye Anomalisa de tanto simbolismo que puede resultar extenuante para los espectadores menos preparados para la odisea emocional de Michael pero una delicia emocional para los comprometidos con el hermoso y deprimente mensaje que busca clavar en el alma del espectador, no miento al decir que Anomalisa es una de las mayores experiencias cinematográficas en años, no solo por su planteamiento metafísico y narrativo sino por la verosimilitud y fluidez que mágicamente el stop motion aporta a la película.

Anomalisa_sec

En todo momento Anomalisa sorprende y maravilla, cada escena está grabada con un mimo especial, con un amor al medio en el que se desenvuelve y un aprovechamiento TOTAL de los recursos que tiene a disposición, incluso con la limitación económica que corresponde usar únicamente tres actores de doblaje la película convierte en oro puro los momentos más emocionales de la película. El trabajo de David Thewlis como Michael es maravilloso, aportando una dimensión triste y deprimente al personaje principal pero llena de vivacidad y esperanza en los momentos adecuados pero donde realmente está el alma de la película es en Jennifer Jason Leigh que encarna a Lisa, la actriz carga con el peso de la película con una de las interpretaciones vocales más bellas de la historia, su voz es melodía sobre la que pivota toda la película y da vida completa a un personaje hermoso, bellísimo y cargado de significado aun cuando sea una simple marioneta en stop motion. El nivel de doblaje de la película se explota a niveles nunca antes vistos en una película de animación, recalcando que la mejor escena de la película transcurre en un plano general donde la protagonista canta, nunca tres minutos fueron más hermosos y expresivos en este año de cine.

Anomalisa tiene un guión solido sustentado en una cinematografía excelsa pues como decía anteriormente, Kaufman y compañía no se dispersan al producir una película de animación y la dirección convierte la película en “algo más” que una película de animación, incluso se da el lujo de tener la mejor escena sexual vista en años (Si, como podéis leerlo) con puro uso excelso de la cámara y mimo al detalle. Kaufman nunca sacrifica narrativa y cada escena está cargada de símbolos y mensajes acerca de los personajes, las relaciones y la vida misma, podría decirse que muchos espectadores podrían verse reflejados en distintos aspectos en los que de manera consciente o no.

Sin embargo, el mayor fallo de la película (y esto es totalmente personal) diría que es su final, una traición completa al simbolismo y subtexto con el que narra la película durante un 80% del metraje, me resulta algo antinatural los quince minutos finales y pienso que se habría podido solucionar de otro modo, sin embargo no lo considero un inconveniente mayor y al ser una película tan simbólica cada uno de los espectadores podrá sacar conclusiones claras de lo que significa o no la decadente travesía de Michael Stone y por lo tanto, Anomalisa pese a jugar en ligas menores (muy menores) muestra una perfección y contención que supera al grueso del cine que hemos tenido (o tendremos) este año.

No hay mucho más que decir salvo rogar al lector que se lance de cabeza al cine, no hay mayor satisfacción que ver una película tan inteligente, carismática, hermosa y recursiva como Anomalisa, la cual debería tener más nominaciones de las otorgadas finalmente por la academia. Sí, la película es completamente de autor y quizá esto sea impedimento para algunos espectadores pero en Anomalisa tenemos una película que  entiende a la humanidad y la plasma en casi todas las facetas de los personajes y por lo tanto, es un film sumamente ameno e íntimo más allá de la tórrida relación entre los protagonistas principales. Kaufman bebe de Bergman y somete al espectador a una prueba emocional y reflexiva, eso es algo de lo que pueden alardear muy pocas películas recientes y debería ser razón más que suficiente en ver una película tan necesaria e inolvidable como Anomalisa, una verdadera anomalía en tiempos modernos.

Sobre El Autor

Diego Solorzano
Colaborador (Colombia)

Colaborador

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.