Anabelle 3: viene a casa
David Romero M6.5
LO MEJOR:
  • Duración justa
  • Aromita a la nostalgia del cine clásico
LO MALO:
  • Bastante ingenua
6.5Interesante

TÍTULO ORIGINAL: Anabelle 3: comes home

AÑO: 2019

DURACIÓN: 1h 46 min

GÉNERO:  Terror, Horror, Misterio

PAÍS: Estados Unidos

DIRECTOR: Gary Dauberman

ESTRELLAS: Vera Farmiga, Patrick Wilson, Mckenna Grace, Madison Iseman, Katie Sarife, Michael Cimino

 

Otro expediente más se ha abierto en una nueva continuación para la muñeca que a la mismísima Barbie ya ha hecho sentir celos: las nuevas aventuras de los Warren y todo lo que puede suceder si este juguete de trapo no está bajo llave.

Luego del desfortunio que han supuesto los últimos spin-off del universo El conjuro, ya no estamos seguros si todo se ha realizado para una reivindicación del rumbo perdido y la demostración que las cosas sí se pueden hacer bien nuevamente o si nos hallamos frente a un asunto netamente mercantil. 

Anabelle 2: El origen, efectivamente nos intentaba narrar los orígenes que asistieron a la muñeca para ser el ente demoníaco más infernal que el bajísimo hubiera podido dejar caminar entre nosotros. Las cosas entonces no salieron tan mal y aun cuando en esta nueva entrega la conexión de las tramas no resulta tan elaborada a diferencia de sus demás predecesoras, encuentra el tono adecuado para ocasionar un simpático momento para posicionarla en una secuela práctica y rescatable. 

Anabelle 3: viene a casa toma entonces como base el génesis que propuso El conjuro, las dos chicas atemorizadas denunciando ante la célebre pareja de investigadores que algo anda mal con esa muñeca y los eventos posteriores a ello. Para esto se cuenta con la intervención de la hija ‘rarita’ de los Warren, una niñera virginal y asmática y una amiga que por abusar de su curiosidad la hace de Pandora desatando demonios que irán desde una novia ensangrentada a un hombre lobo (prepárese, seguramente próximos spin-off). 

A no ser por ciertos aspectos que rememoren a una experiencia inofensiva como lo suponía sentarse a ver Escalofrios o ¿Le temes a la oscuridad?, la película encuentra el tono adecuado entre entretenimiento, diversión y pánico a través de unas notables escenas en que el suspenso y terror lo hacen muy bien en su reducido escenario. Su narración evoca mucho de  Halloween y Cuentos de la cripta, adueñándose así de un ritmo ágil y unas actuaciones correctas en medio de la simplicidad de su arco dramático. 

Sin duda la nueva película del universo de los Warren deja una sonrisa a su salida. A los más acérrimos del género no dejará defraudados y aun cuando peque por su intrascendencia supera con creces lo que La monja y La llorona pretendió hacernos olvidar. 

 

 

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.