Amazona
Adriana Bernal Mor8
LO MEJOR
  • Los personajes, la sencillez, la honestidad y el encanto de la narración. Una historia que no da lugar a los juicios sino simplemente al entendimiento.
LO MALO
  • Está por poco tiempo en las salas de cine.
8MUY BUENA

 

AÑO: 2016

DURACIÓN: 80 min

GÉNERO: Documental

PAÍS: Colombia

DIRECTOR: Clare Weiskopf

 

Antes de que saliera a salas de cine, había tenido el privilegio de ver Amazona en un festival y me encantó. En esa ocasión estaba sola, y recuerdo haber tenido muchas preguntas y reflexiones interesantísimas, que dejaban de lado los juicios frecuentes sobre el papel de la madre y de la mujer, dándole espacio en mi mente a dos personajes encantadores, entrañables, libres y opuestos, que me mostraban el mundo de la maternidad de una forma muy distinta a la que durante mi vida había construido como modelo quizá de mi familia y de mi entorno.

Por esta razón, y como una labor propia de entender y compartir una película tan íntima como esta, cuando llegó por fin a las salas de cine hice el ejercicio de llevar a mi mamá, pues sabía que durante el documental había reflexiones muy pertinentes para su vida, y porque además quería que tuviera la oportunidad de entender más allá de lo habitual todo lo que giraba en torno la atmósfera de Clare Weiskopf y Valerie Meikle.

Val, una mujer aventurera, nómada y de espíritu muy libre es la mamá de Clare, una mujer tierna, sencilla y cariñosa, que está a punto de dar a luz. La condición de Clare y el deseo de hacer desde hace años una película sobre la relación con su madre son el punto de partida para iniciar este íntima aventura, en la se exploran dos vidas diferentes, que están unidas por la sangre y el amor. Los ires y venires de Val, quien se sentía mucho más atraída por el campo y la selva que por la ciudad y lo que implica vivir en ella, la llevaron a tomar decisiones que marcaron profundamente a sus hijos, y ahora su hija en procesos muy diferentes de su vida indaga sobre su pasado y lo próximo que va a vivir, poniendo también sobre la mesa lo que implica decidir y adentrarse en el mundo de ser mamá.

Es una historia muy sencilla, recreada con la combinación de material de archivo y grabaciones de varias visitas a la casa de Val en el amazonas, que con grandeza genera profundas reacciones que logran desde lo más honesto de los pensamientos y las formas de vida hacer entendibles conductas y procesos casi inimaginables en la cotidianidad femenina y el papel de la misma en la sociedad. Lo encantador es que no hay cabida para el rencor, sino simplemente la comprensión de formas de entender y apropiarse de la realidad en la que el amor puede ser expresado de diversas maneras y donde el baile, el cariño, los pequeños detalles de la abuela, la sencillez de la vida de la selva y la vuelta a las raíces son suficientes para configurar un universo absolutamente entrañable.

Creo que ha sido una de las experiencias más lindas que hemos tenido mi mamá y yo al compartir el gusto de ver una película, porque las dos estuvimos atrapadas por la historia desde el principio, pero cada una desde su propia perspectiva y desde sus propias vivencias. Ella desde su papel inigualable de madre y yo desde mi constante interrogante sobre si algún día seré mamá o no. Y esto es lo que hace encantadora esta producción, porque de ella surgen tantos interrogantes y a la vez tantas apreciaciones que un concepto tan amplio que se ha enmarcado en estándares y estereotipos tan fuertes, pierde aquí todos los límites y simplemente entendemos con el transcurrir de la historia que las posibilidades son infinitas, que la vida misma es un juego que cada quién decide jugar a su manera y que no por ello hay espacio para juzgar una acción u otra.

Los cantos, lecturas y reflexiones sinceras y puras de Val, las preguntas constantes de Clare y el enfrentamiento a su propio papel de hija y de madre, una gata que daba a luz a sus pequeños, y Nico, un esposo que acompañó todo el proceso de la película, hacen que sencillamente se toquen fibras muy profundas, generando en el público todo tipo de reacciones.

Es oportuno recomendar esta película, porque además de tener una historia enganchadora, que involucra y conmueve, y que además produce innumerables sensaciones en la mente y en el cuerpo, es una producción que ha marcado internacionalmente al público y que ha representado al país en grandes encuentros en los que se sigue dejando el nombre del país y de nuestras producciones muy en alto. Una película que recibe a todo el público y que sin duda alguna impacta y emociona desde las propias experiencias de la vida y desde el encanto de las dos protagonistas.

Sobre El Autor

Adriana Bernal Mor
Equipo Distinta mirada

Colaboradora

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.