a Valparaíso
Andrés Quintero8
LO MEJOR
  • El equilibrio entre estética y contenido
  • El saber mirar de la cámara
  • La huella de Neruda
8Buena

´Valparaíso/ qué disparate eres/ qué loco/ puerto loco/

qué cabeza/ con cerros/ desgreñada/ no acabas de peinarte/

nunca/tuviste/tiempo de vestirte/ siempre te sorprendió/la vida/

te despertó la muerte……´

 

Pablo Neruda. Odas elementales

 

TÍTULO ORIGINAL: a Valparaíso  

AÑO: 1964

DURACIÓN: 24 min

GÉNERO: Documental

PAÍS: Chile

DIRECTOR:  Joris Iven

GUIÓN : Chris Marker

Año 1971. Estocolmo, Suecia. En la antesala de la entrega de los premios Nobel y acosado por el enjambre de periodistas que lo rodean, Pablo Neruda solo atina a decirles, en aquel octubre frío : ¨pienso aquí, con emoción, junto a Matile, en las escaleras de Valparaíso que, me han dicho, están embanderadas en este instante¨.

 Unos años antes el poeta recibió en su casa de Valparaíso, muy nerudianamente llamada La Sebastiana, al documentalista Joris Ivens. El llamado holandés errante había escogido Chile como siguiente escala de su travesía y fue Valparaíso, por su insólita arquitectura, por el magnetismo de su alma porteña y por la fascinación que  seguro le transmitió Neruda, la localidad elegida para realizar un trabajo que hoy sigue siendo objeto de elogio y estudio.

a Valparaíso es el nombre que Ivens le dio al documental sobre esta ciudad enclavada entre el mar y la montaña que  sobrevive  desafiando las reglas de la estabilidad y la gravedad. Con guión de Chris Marker, fundador del denominado documental subjetivo, la obra de Ivens es una pieza maestra que combina estética y fondo. Belleza visual pero con trasfondo humano. El propósito de Ivens con su público es extasiarlo con lo bello pero también inquietarlo con lo injusto.

Llegué a Valparaíso como quizás siempre debiera llegarse a toda película: con la maleta vacía y sin tener la menor idea de quién era Joris Ivens y, menos aún, Chris Marker. No la sometí a pesquisa alguna y fue así como,  libre y desprevenido,  me senté a verla en el computador. Lo que vino luego fue una travesía, tan melancólica como bella, por una ciudad puerto que entrelaza la majestuosidad de los buques que atracan y zarpan de ella, con la vida cotidiana de unos pobladores taciturnos y sencillos que suben y bajan por escaleras y rudimentarios ascensores. Al fondo y siempre en medio de la bruma, los barcos están llegando y partiendo;  en los primeros planos, hombres, mujeres y niños  van y vienen. Un caleidoscopio de movimientos, marinos y terrestres, que provocan en el espectador una sensación contradictoria de cambio incesante y quietud total. Con su técnica de narrador en off, Ivens le imprime a cada personaje y a cada objeto su sello estético y su lente humanista. Así, de cada rincón, de cada rostro, de cada esquina y de cada mirada, el director extrae la esencia que los caracteriza y, en una desconcertante alquimia, el alma que los eterniza.

A mitad del documental y ya algo embriagado por el viento salino y porteño, vi descender por una escalera acaracolada a Neruda. En una escena de escasos segundos se le ve saliendo de La Sebastiana. La cámara lo poncha y la aparición fugaz del poeta le imprime un sello, indeleble y particular, al trabajo de Iven. Así le agradeció el holandés al chileno el haberle compartido y contagiado el amor por un puerto en el que todos los marineros esperan algún día atracar. Eso dice la canción.

En Confieso que he vivido , el libro de memorias de Neruda, hay un hermoso pasaje. Cuenta el poeta que en una estancia en la ciudad porteña, desde el apartamento en el que vivía – enclavado temerariamente en los cerros escarpados – todas las mañanas asistía, balcón contra balcón, al rito que oficiaba su vecino: don Zoilo Escobar, día tras día, aireaba  y cepillaba un traje negro. Terminada esa labor sacaba, de una caja también negra, un violín Stradivarius que igual limpiaba con religiosa meticulosidad. Decían los vecinos que el sueño de don Zoilo era engalanarse un día con el traje negro y viajar a Nueva York donde le darían una fortuna por su violín. Regresaría a Valparaíso cargado de anillos lujosos y con unos resplandecientes dientes de oro, ostentoso reemplazo de los ya perdidos por el paso inclemente del tiempo. Un día cualquiera don Zoilo no asistió a su rito mañanero. Lo encontraron muerto y nadie supo nunca  del Stradivarius. Escribe Neruda, con la poética profunda y simple de su mirada, que a lo mejor el querido violín viajó solitario con rumbo norte a cumplir, imperfectamente, con el sueño de don Zoilo.

Cuando crucé lo que estaba viendo en la pantalla con el recuerdo de ese pasaje del poeta memorialista, a Valparaíso adquirió un tono distinto; se me hizo evidente ese acento característico del trabajo documental de Iven: la combinación de un componente estético que más allá del deleite apreciativo sirve de marco a una mirada hacia lo humano, hacia lo social. En palabras del propio Iven: ¨Veo mis películas no solo como un acto artístico sino más bien como el acto de un lenguaje que tiene una ideología y una filosofía que es una fuerza activa, puesta en acción. Esa nueva clase de artista soy yo. El artista al servicio de la gente¨.

Desfilan por a Valparaíso muchos Zoilos y Zoilas. Corrijo. No desfilan, ascienden y descienden por sus empinadas escaleras, por sus calles estrechas, por su desvencijados ascensores. Debieron, como el vecino de Neruda, tener sus sueños: cumplidos, malogrados o, quizás, consumados por alguna alegoría. Lo que hace Neruda en su poesía, lo hace también Iven en sus documentales: como solo el ojo creativo es capaz  de hacerlo,  imprimirle a los seres humanos, a los lugares, a los objetos y a la atmósfera que los integra, un sentido, una estética y una dimensión que sin distorsionarlos, los eleva. Como  lo hacen con  sus pasajeros, los emblemáticos ascensores de Valparaíso.

 

 A Valparaiso  disponible en MUBI y en Youtube https://youtu.be/vy8yMugpwtA

Sobre El Autor

Andrés Quintero M.
Dirección Distinta Mirada

Dirección Distinta Mirada

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.