45 años
Humberto Santana8
LO MEJOR
  • Una historia emocional brillantemente construída a base de pequeñas pistas
  • Las actuaciones de Charlotte Rampling y Tom Courtenay
LO MALO
  • Es de esas película que requieren un estado de ánimo especial para disfrutarlas plenamente
8Muy buena

45 años aficheTÍTULO ORIGINAL: 45 Years

AÑO: 2015

DURACIÓN: 1h 35min

GÉNERO: Drama, Romance

PAÍS: Reino Unido

DIRECTOR:  Andrew Haigh

ESTRELLAS: Charlotte Rampling, Tom Courtenay

 

Uno de los aspectos positivos de la última etapa de la vida es todo aquello que se deriva de la madurez plena, de la experiencia adquirida en grandes volúmenes con el paso del tiempo, del haber sobrellevado tantos ires y venires. De alguna forma, de ese “estar por encima del bien y del mal” que parece homogeneizar a las personas de cierta edad, sin importar quiénes o cómo fueron en sus años de juventud; como si solamente una verdadera tragedia pudiera sacudir su mundo. 45 años, del director Andrew Haigh, es un relato hermoso pero descorazonador que cuestiona todo lo anterior, recordándonos que el paso del tiempo, por si solo, no logra ser blindaje suficiente para la fragilidad de la naturaleza humana.

Kate (Charlotte Rampling) y Geoff (Tom Courtenay) son una pareja a una semana de celebrar el aniversario 45 de su matrimonio. Los días en su casa de campo transcurren serenamente, dedicados a ese gozo de la vida que parece alcanzarse tan solo en las edades avanzadas, que permite disfrutar de la compañía y las cosas sencillas pero significativas de la vida.

45 años secundaria 2

Geoff recibe la noticia de que el cuerpo de quien fuera su novia antes de casarse con Kate ha sido encontrado congelado en los Alpes suizos. Durante un paseo con Geoff décadas atrás había caído dentro de una grieta, desapareciendo. La noticia obviamente impacta a Geoff, pero es a Kate a quien termina afectando profundamente. Miedos, inseguridades y vacíos que quizá nunca se discutieron abiertamente salen a flote, desestabilizando no solamente el evento cercano del aniversario, sino la relación misma.

Haigh relata esta historia brillantemente. Apoyado en las potentes actuaciones de sus protagonistas (Charlotte Rampling, con muchos reconocimientos por este papel incluyendo su nominación al Oscar, y Tom Courtenay, quien no se queda atrás y entrega un papel lleno de realismo), construye una narración llena de claves y pistas sutiles que, contrario a la obviedad de lo explícito, permiten que el espectador construya con su visión propia lo que están sintiendo los personajes, sus posibles motivos, las razones que pueden llevarlos a reaccionar de una manera u otra. Y en este proceso no solamente transmite una historia que mueve emocionalmente, sino que hace reflexionar sobre la vejez, sobre la aceptación, sobre el vivir la vida mirando el pasado o buscar la forma de mirar siempre adelante, inclusive en la última etapa de nuestras vidas.

45 años es una película simple pero profunda, y sus virtudes como película ofrecen muchos acentos dulces. Sin embargo no siempre logra el dulce ocultar del todo cierto dejo amargo… Se hace difícil discernir si radica simplemente en el tono algo trágico de la historia, o si proviene de los ojos nostálgicos de la maravillosa Charlotte Rampling, conmovedoramente melancólicos aún cuando sonríe.

45 años secundaria

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.